Vietnam.- Los medios locales informan que las empresa de procesamiento de camarón en el Delta del río Mekong están trabajando a 50 o 60% de su capacidad debido a la falta de capital.

El precio del camarón se ha incrementado rápidamente. El precio de camarón blanco llegó a los US$4.49/kg (100 camarones por kilogramo) y US$5.38/kg (tallas grandes y 70 camarones por kilogramo); mientras que el precio del camarón tigre excedió los US$13.47/kg (30 camarones por kilogramo).

Aunque los procesadores están pagando precios altos, el abastecimiento de camarón es bajo debido a que los productores que experimentaron mortalidades masivas no continuaron con la actividad. Además, los procesadores vietnamitas están compitiendo fuertemente con los empresarios chinos por el camarón.

Según el Department of Agriculture and Rural Development de Ca Mau, la provincia con la mayor área de cultivo de camarón, la producción de camarón en los primeros cinco meses del año fue de 134 000 toneladas, alrededor de -40% de los planificado.

Nguyen Van Tuan en el distrito de Thoi Binh dijo que la prolongada sequía y el sol abrasador han incrementado el nivel de salinidad en el agua, causando mortalidades masivas de los camarones.

Ngo Thanh Linh, secretario general de la Association of Seafood Exporters and Producers (CASEP) de la provincia de Cau Mau, destacó que la escasez del camarón se ha vuelto más seria debido a la competencia de los empresarios chinos.

“Ecuador es el principal proveedor de materia prima para China. Sin embargo, desde que el país sufrió el terremoto, el abastecimiento ha caído” dijo el empresario.

Le Van Quang, vicepresidente de la  Vietnam Association of Seafood Exporters and Producers (VASEP), destacó que la industria camaronera en Vietnam ha estado inestable en los últimos años debido a los altos precios y la menor competitividad. Las exportaciones de Vietnam están enfrentando dificultades en EEUU, UE y Japón.

Algunos importadores japoneses han amenazado con comprar camarón de Indonesia y Filipinas, debido a que los exportadores de esos países ofrecen precios menores.

Japón ahora quiere examinar el 100% de embarques de camarón procedente de Vietnam, lo cual incrementa los precios de exportación y debilita la competitividad.