PALMIRA, Colombia (Agencia de Noticias UN).- Según José Igor Hleap, ingeniero pesquero y docente de la UN en Palmira, Colombia puede salir ganadora en este acuerdo si fortalece el sector y desarrolla productos piscícolas procesados.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), considerando que la producción pesquera y acuícola creció un 52% entre los años 1991 y 2001, se prevé que para el año 2030 la oferta crezca un 60% que representa cerca de 285 mil toneladas.

Este incremento se dará, según el informe, con base en el gran dinamismo que ha tomado la acuicultura, tanto de los productos ya tradicionales (camarón, trucha, tilapia y cachama), como de aquellos promisorios (pargo, ostra, bocachico, carpa y yamú), y de la pesca marina (atún, dorado, calamar y algunos recursos de la pesca blanca).

Este sector representa para Colombia, sin duda alguna, una ventana de oportunidades. El profesor José Igor Hleap afirma que “tenemos un gran potencial de recursos hidrobiológicos pesqueros que se deben fortalecer y aprovechar”.

Aunque el profesor Hleap indica que en el ámbito suramericano, Colombia no está a la altura de países como Ecuador, Perú o Chile, en cuanto al desarrollo del sector, el potencial pesquero existe, preferiblemente en productos procesados y con valor agregado para la Unión Europea.

Dicho potencial debe aprovecharse con racionalidad pensando siempre en la sostenibilidad ambiental y en la garantía de una reserva de recursos. “Deben estipularse unas tallas mínimas, mecanismos de recolección de los peces y regulación para garantizar la explotación sostenible”, recomienda el profesor.

“Tenemos una ventaja comparativa importante, ya que contamos con dos mares, estamos muy bien ubicados –geográfica y climatológicamente– en el globo terráqueo. Podríamos aprovechar para exportar productos procesados como conservas, ahumados o transformados para consumo directo como hamburguesas, nuggets y deditos, así como crustáceos y moluscos”, asegura el docente.

El TLC podría traer un crecimiento económico para el sector pesquero, que ha estado relegado de las políticas de Estado comparado con otros países, y que podría apoyarse en actuales estrategias que se están desarrollando en Colombia.

“Esto debe hacerse con mucha responsabilidad y apoyado por los procesos de acuicultura que se están desarrollando actualmente en el país, como por ejemplo, en el Huila, que ha realizado un avance en cuanto a cría y producción de tilapia roja; igualmente, en otras zonas del país con trucha y cachama, recursos que se pueden aprovechar para exportar a la Unión Europea”, concluye el docente.