Ceará batió el récord de crianza de camarón y se convirtió en el mayor productor en Brasil. Sin embargo, la producción podría ser mayor. A lo largo de la costa cearense los estanques se multiplican. En los últimos tres años la producción de camarón en cautiverio en Ceará se triplico. En el 2012 alcanzó la marca de las 35 000 t, la mayor de la historia, y más del 50% de toda la producción brasileña.

De acuerdo con el presidente de la Associação dos Criadores  de Camarão do Ceará, Cristiano Peixoto en declaraciones al medio Globo, los criadores de camarón requieren de poca lluvia. A diferencia de otros productores del estado semi-árido. “Nosotros no dependemos de la seca. Otros productos si dependen de las lluvias. Principalmente aquellos productos del semi-árido. El agua que necesitamos viene del mar. Este es un sector que tiene espacios para crecer, mercado para consumir y el europeo quiere importar nuevamente nuestro camarón”.

Generación de empleo

El sector mueve por año en el estado R$400 millones y genera 15 empleos directos. Para muchos trabajadores fue la oportunidad para salir de la informalidad.  “Mi vida cambio totalmente. Hoy vivimos mucho más tranquilos financieramente” dijo el empleado José Martins.

Actualmente, el 100% de la producción de camarón brasileño se queda en Brasil. Se tiene el potencial para ampliar el mercado interno. El consumo por habitante en la actualidad es de medio kilogramo, en tanto en México, por ejemplo, llega a cuatro kilogramos.

Junto con el buen momento, los productores tienen algunos desafíos. Construir un vivero de camarón, con las licencias ambientales exigidas, puede costar hasta R$100 000/ha. Un valor considerado alto por los productores. “Nosotros aquí tenemos problemas con el licenciamiento. Demora mucho sacar la licencia” explicó Cristiano Peixoto.