Santiago, Chile.- Aumentar el comercio de productos provenientes de la acuicultura entre los países latinoamericanos y elaborar una estrategia regional para incrementar el consumo de pescados y mariscos en América Latina y el Caribe fue una de las conclusiones de la  Primera Reunión del Consejo  de Ministros de la Red de Acuicultura de las Américas (RAA).

El encuentro se realizó en la sede de Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, en Santiago de Chile, con el objetivo de discutir y acordar los proyectos estratégicos para el fortalecimiento de la Red de Acuicultura de las Américas para el periodo 2014-2015. Esta red cuenta con 14 países participantes con el objetivo de contribuir al desarrollo sustentable y equitativo de la acuicultura a través de la cooperación regional.

Durante la inauguración, el Ministro de Economía, Fomento y Turismo, Félix de Vicente, destacó el alto potencial que tiene Chile como una de las diez potencias mundiales de pesca y acuicultura, con exportaciones que superaron los 4.500 millones de dólares en 2012. “Ahora nuestro desafío es consolidarnos como una plataforma de desarrollo de la acuicultura para Latinoamérica y fortalecer esta alianza entre países para que la Red de Acuicultura de las Américas resulte ser una instancia concreta de cooperación y trabajo para el desarrollo sostenible de la acuicultura en nuestras naciones”, aseguró la autoridad.

En la oportunidad, de Vicente destacó el cambio de enfoque de Chile, con proyectos hacia una acuicultura de pequeña escala, los que se verán fortalecidos con dos iniciativas que actualmente se tramitan en el Congreso. El primero de ellos busca la creación de un  Instituto de Desarrollo de la Pesca Artesanal y de la Acuicultura de Pequeña Escala (IDEPA) y el segundo proyecto de ley  propone crear un sistema de bonificación para el repoblamiento y cultivo de algas, con el objetivo de fomentar la actividad de los pescadores artesanales y de los acuicultores de pequeña escala.
 
Por su parte, el subsecretario de Pesca y Acuicultura, Pablo Galilea, presentó las claves de la estrategia para aumentar el consumo de pescados y mariscos en Chile,  que en nuestro país ronda entre los 7, 2 y 9,6 kilos por persona. La autoridad sectorial destacó el rol que juega la acuicultura como proveedor de proteínas marinas y el desafío que significa para la nación acercar los productos pesqueros a la comunidad, para lo cual se ha trabajado con una campaña de consumo junto al Programa Elige Vivir Sano.
 
En este mismo contexto, la Ministra de Producción del Perú, Gladys Treviño, presentó la campaña “A Comer Pescado” e indicó que es “importante aprovechar las nuevas tendencias en la gastronomía, que en el caso de Perú ha impulsado el desarrollo de la acuicultura de peces como lenguado, chita y cabrilla”.
 
Finalmente, Alejandro Flores, Oficial de Pesca y Acuicultura de FAO, indicó que el 40% del pescado  que se consume en América Latina y el Caribe es importado desde otros continentes, por lo que “debemos buscar fórmulas de estimular el comercio intrarregional”.