Los países de Asia del Pacífico decidieron este jueves reducir en un 15% el volumen de pesca de los ejemplares jóvenes de atún rojo en la región, un acuerdo que Greenpeace considera insuficiente para proteger esta especie amenazada.

Nueve países y territorios, entre los que figuran Japón, Estados Unidos, China, Corea del Sur y Taiwán, concluyeron este acuerdo al final de una reunión de cuatro días de la Comisión de Pesca del Pacífico Occidental y Central (WCPFC) en Fukuoka (sur de Japón).

Todos ellos acordaron reducir un 15% en 2014 sus capturas de atunes rojos de hasta tres años, con relación al promedio de las realizadas entre 2002 y 2004, informó un responsable de la Agencia Pesquera japonesa.

El acuerdo aún tiene que ser validado por la Asamblea Anual de la Comisión, prevista en diciembre en Australia.
La asociación de defensa del medio ambiente Greenpeace consideró insuficiente el recorte y abogó por la prohibición de la pesca de atún rojo, a no ser que aumenten las reservas.

Greenpeace recalca que la pesca a escala industrial mata a demasiados ejemplares jóvenes antes de que puedan reproducirse, con el riesgo de que esta especie muy codiciada entre los amantes del sushi acabe desapareciendo.
Los países de Asia del Pacífico decidieron este jueves reducir en un 15% el volumen de pesca de los ejemplares jóvenes de atún rojo en la región, un acuerdo que Greenpeace considera insuficiente para proteger esta especie amenazada.

Fuente: AFP