Vigo, España.- El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo apeló a la defensa de un mercado comunitario igualitario para los productos del mar que garanticen el futuro y la competitividad del sector conservero europeo, español y gallego.

En su intervención, durante la inauguración de la VI Conferencia Mundial del Atún, Feijóo sostuvo que el “espíritu de defensa de los “intereses comunes” y de mejora “de la competitividad de nuestros productos” debe ser lo que “guíe los pasos” de las políticas de la Unión Europea para garantizar el futuro del sector conservero, “impidiendo la entrada de nuevos agentes en el escenario europeo” cuando la actividad transformadora o comercializadora no se realice “en igualdad de condiciones” con respecto a las de los propios Estados miembros.

Feijóo ha advertido que acuerdos de libre comercio entre la Unión Europea y terceros países para la comercialización de sus productos pesqueros y conserveros en el ámbito comunitario “generan alarma” y conducen hacia “un terreno de juego que hace peligrar la viabilidad del sector”, al no disponer la industria atunera europea de los mismos instrumentos de competitividad que las industrias foráneas, lo que, ha dicho, “genera graves disfunciones”.

En esta línea ha afirmado que, a pesar de que Europa no se puede cerrar a una economía globalizada, tampoco los estados miembros “podemos renunciar a defender la competitividad de nuestros productos”. Por eso, añadió, desde el Gobierno gallego “estamos dando la batalla en la defensa de un mercado en igualdad de condiciones higiénico sanitarias, sociales y ambientales y sin competencias desleales” que evite la facilidad “en la entrada en la UE” de productos del mar procedentes de terceros países que dispongan de ventajas competitivas o de la exención de aranceles.

“Defendemos y sostenemos la necesidad de que las conservas de atún queden excluidas de estos pactos comerciales ya que –consideró- si países foráneos logran ventajas para introducir su producción en el mercado comunitario, la Unión Europea, al dar consentimiento y amparo a estas prácticas, se estaría poniendo en grave riesgo la supervivencia de su propia industria atunera y conservera”.

El mandatario autonómico ha reclamado, pues, el “estricto cumplimiento” de todas las normativas como una “exigencia irrenunciable” de la UE y de sus estados para permitir la entrada de productos de la pesca en conserva procedentes de estos terceros países. “Desde el Gobierno gallego apelamos a la unión de esfuerzos en la defensa de un mercado comunitario único e igualitario del atún y de todos los productos del mar”, ha enfatizado, incidiendo en la importancia y relevancia de la industria atunera a nivel comunitario, español y gallego.

España y Galicia, a la cabeza del sector
España es el primer productor de conservas y semiconservas de pescados y mariscos de la UE y el segundo a nivel mundial, siendo la comunidad gallega pionera en la producción, con más del 85% del volumen producido en el conjunto del Estado. Además, las conservas de túnidos son el principal producto elaborado por la industria conservera española, representando más del 68% del total del volumen y consiguiendo el 60% de su valor.

El jefe del Ejecutivo gallego ha destacado que el sector transformador de conservas y pescados y mariscos contribuye al PIB con un 2,8% y genera el 6,5% del empleo industrial en Galicia, siendo capaz de liderar el crecimiento de comarcas enteras de nuestra tierra y de auspiciar lo despegue de enclaves portuarios como el de A Pobra do Caramiñal, líder autonómico en tráfico de túnidos.

Ante estos datos que avalan la importancia del sector conservero y atuneiro, Feijóo se ha congratulado de decisiones como la adoptada por la Comisión Europea en enero de este año, de ampliar el abastecimiento de lomos de atún libres de arancel hasta las 22.000 toneladas. Una decisión que ha considerado “fundamental” para garantizar la competitividad de esta industria e “imprescindible” para preservar la importante dimensión socioeconómica de un sector que genera 15.000 empleos directos en España, de ellos, el 85% en Galicia.

Feijóo ha terminado su intervención subrayando que esta VI Conferencia Mundial del Atún es el escenario idóneo para reflexionar y abordar los retos y desafíos de esta industria y se ha mostrado confiado en llegar a acuerdos que permitan definir una hoja de ruta para trabajar en el futuro del sector.