Moscú, Rusia.- La maricultura en el lejano este ruso tiene el potencial de producir hasta 3.584 millones de toneladas de alimentos de origen acuático, según estimaciones de la Far Eastern University of Fishing Industry.

“El lejano este esta desarrollando un industria exitosa especializada en la crianza y procesamiento de los recursos biológicos marinos, la así denominada industria de la maricultura” dijo Georgiy Kim, presidente de la universidad y jefe del consejo de las universidades de la industria pesquera.

Los científicos estiman que más de 1.9 millones de toneladas de pescado y otros alimentos de origen acuático pueden ser cultivados en las áreas costeras de Sakhalin, 627 600 t en el territorio de Primorye, y 700 000 t en el terriotorio de Khabarovsk.

“Estas cifras no están lejos de la real posibilidad” dijo Kim. “Ellas están en línea con las estadísticas ya alcanzadas en otros lugares en el mundo”.

El tamaño de las áreas oceánicas adecuadas para la acuicultura se estima en al menos 3.45 millones de acres frente a las costas de Sakhalin, 930 000 acres frente al Territorio Maritimo y 1.04 millones de acres frente a la costa de Khabarovsk.

El desarrollo de la industria de la maricultura en la región puede crear más de un millón de nuevos empleos, dijeron los científicos.

En la actualidad, la producción anual de todas las piscigranjas en el Territorio Primorye es superior a 1 000 t.

“Por ahora, estas estadísticas no se acercan para nada a la producción de la tradicional industria pesquera. Pero nuestras estimaciones indican que el potencial de la acuicultura podría ser dos veces más alto que la producción pesquera tradicional” indicó Kim. “Debido a que la producción pesquera cae cada año, nuestras conclusiones son más validas”.

Kim resaltó que las especies marinas más adecuadas para la maricultura son el pepino de mar, el ostión japones, el erizo de mar, kelp (macroalga), mejillón del Pacífico y la ostra del Pacífico.

Kim cree que para facilitar el crecimiento económico en las regiones costeras, nuevas organizaciones de gestión deben establecerse en estas áreas para fortalecer la inversión en la acuicultura, pesca sustentable y procesamiento pesquero.

Otra prioridad es el establecimiento de bio-tecnoparques marinos especializados y clusters de biotecnología para impulsar las áreas costeras y en mar abierto.