Quito, Ecuador.- La embajadora ecuatoriana en Estados Unidos, Nathalie Cely, informó este viernes que el camarón ecuatoriano nuevamente tiene libre acceso al mercado de Estados Unidos, sin tener que pagar ningún derecho o arancel.

Esto sucede luego de la que Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos (USITC) votó en contra de imponer los Derechos Compensatorios contra el camarón de Ecuador y de otros cuatro productores del crustáceo: China, Vietnam, Malasia e India.

Cuatro miembros de la USITC votaron en contra de imponer los Derechos Compensatorios: Daniel Pearson, Dean Pinkert, David Johanson y Meredith Broadbent, mientras que dos estuvieron a favor de aplicarlas: Irving Williamson y Shara Aranoff, para consolidar el voto 4-2 que liberó a los cinco exportadores de pagar hasta el 54,5% de Derechos Compensatorios. El camarón ecuatoriano pagaba 13,5% como parte de esta medida.

“La consecuencia de esta decisión es que se deja sin efecto la orden de imposición de derecho compensatorio emitida por el Departamento de Comercio el 13 de agosto pasado, por lo cual deberá emitir una orden de no imposición de medidas compensatorias, lo que significa que el camarón ecuatoriano gozará nuevamente de libre acceso al mercado de Estados Unidos, sin tener que pagar ningún derecho o arancel”, dijo a Andes la embajadora Cely.

“Yo creo que lo importante es que ellos analizaron toda la documentación a lo largo del caso, toda nuestra defensa, documentos, evidencia; no existe evidencia de un impacto a la industria local del Golfo, ni presente ni futuro de lo que pudieron observar”, amplió.

Las exportaciones a Estados Unidos de camarón ecuatoriano bordean los 550 millones de dólares; mientras que entre enero y julio, el país suramericano ha exportado un total de 912 millones de dólares en este ítem.

“La situación (con los productores estadounidenses de camarón del Golfo) queda exactamente igual que en el mes de diciembre, ellos pueden seguir produciendo y vendiendo su producto, nosotros hemos emprendido una campaña junto al sector privado y es muy importante que se conozca que nuestro producto complementa la oferta de los camaroneros del Golfo, que además tiene una producción silvestre muy distinta a la nuestra, que es una producción en camaroneras”.

“Nuestro camarón tiene indudablemente una calidad y cualidades diferentes a sus productos, por eso siempre hemos difundido el argumento de que nuestra oferta complementa y no crea situaciones de competencia desleal con la industria del Golfo”.

Fuente: Andes