Brasilia, Brasil.- En el marco del lanzamiento del Plan Nacional de Combate a la Pesca Ilegal, el Ministro de Pesca y Acuicultura (MPA), Marcelo Crivella aunció que durante este año, la producción de pescado en Brasil debe llegar a los dos millones de toneladas, cifra que estaba programada para el 2014 durante la etapa final del Plano da Safra da Pesca e Aquicultura.

“La acuicultura brasileña deberá producir, por primera vez en la historia, en el año 2013, más pescado que la pesca extractiva” resaltó Crivella. Serán producidas en total 944 mil toneladas, un 33% más que durante el año 2012. Un crecimiento similar ocurrió entre los año 2010 y 2011.

La producción se da en jaulas ubicadas en reservorios y en el litoral, o en estanques en propiedades rurales. Los principales peces criados son tilapia, tambaqui y carpa. En el litoral también se crían mejillones y ostras.

Aumento impresionante

Actualmente Brasil cuenta con 16 000 acuicultores incluidos en el Registro General de Pesca del MPA, 1000% más que hace apenas cinco años. La demanda por raciones también se ha incrementado fuertemente en los últimos años. La acuicultura estimula a la agricultura nacional, con la producción de soja y maíz para las raciones.

La acuicultura brasileña debe continuar creciendo en los próximos años. De acuerdo con Sérgio Mattos, Director del Departamento de Monitoramento e Controle del MPA, la producción acuícola puede aumentar 40% en el 2014, con la participación de nuevos piscicultores y la entrada en actividad de nuevos parques acuícolas, que juntos pueden producir más de 200 mil toneladas de pescado por año.

Los nuevos emprendimientos demandan más y más profesionales especializados. De acuerdo con Elizeu Brito, presidente de la Federação Nacional dos Engenheiros de Pesca, actualmente existen 25 cursos de la disciplina en Brasil, con una oferta de dos mil vacantes.

El potencial brasileño para la crianza de pescado es uno de los mayores en el mundo. El país cuenta con 13% del agua dulce del planeta, un extenso litoral, especies promisorias y condiciones para producir granos, osea raciones. El mercado tampoco falta. En el Brasil, el consumo crece año a año. En el mundo, el pescado es la proteína animal más consumida.