Florianópolis, Brasil.- Programa de Proteção e Defesa do Consumidor (Procon) y el Instituto de Metrologia, Qualidade e Tecnologia (Imetro) realizaron una visita a las pescaderías. Las entidades tomaron muestras para realizar exámenes de ADN de los pescados, con la intención de verificar que la especie vendida es la misma anunciada por los comerciantes.

Para los compradores, es difícil reconocer el tipo de pescado cuando es vendido en filetes.

El tipo de fiscalización investiga por medio de un examen genético si lo que se esta ofreciendo a los consumidores es realmente equivalente al producto indicado. Si se detecta alguna irregularidad, se abrirá un proceso administrativo a los vendedores y después serán multados.

Michael da Silva, director de Procon de Florianópolis, informó que el trabajo de fiscalización comenzó después que la entidad recibió una serie de denuncias.