Brasil.- Con el camarón de 11 gramos alcanzando precios, en el mercado internacional, de US$7.60/kg y el de 7 gramos a US$6.20/kg, los camaroneros de Rio Grande do Norte (RN) tiene muchos motivos para lamentar. El mundo nunca consumió tanto camarón como ahora, mientras que RN no tiene para vender.

De las 38 000 t producidas en el año 2003, casi 18 000 t tenían como destino los mercados internacionales; sin embargo, el año pasado el estado produjo 23 000 t, de las cuales sólo se exportó 356 t, informó el medio Jornal de Hoje.

La falta de apoyo del Gobierno Federal, a lo largo de la última década, produjo la proeza de transformar todas las infinitas posibilidades de este mercado para el productos, en una fracción insignificante de lo que pudo haber sido.

“En el mejor sueño jamás pensaría vender camarón a Tailandia, Vietnam o Corea del Sur, y esto es lo que exactamente esta sucediendo” dijo Itama Rocha, presidente de la Associação Brasileira dos Produtores de Camarão (ABCC), en declaraciones al medio Jornal de Hoje.

El reclamo de Itamar no es nuevo, inclusive llegó a tener tímidos avances que se reflejan en algunos resultados comerciales. “No obstante, los números históricos de producción y de productividad están lejos de otros estados, como Ceará, que vienen exportando por sus puertos su camarón” explicó Itamar.

En el año 2003, el estado vecino (Ceará) produjo casi 26 000 t, exportaba poco más de 20 000 t. En año pasado, la producción cearense de camarón alcanzó las 40 000 t y las ventas para el exterior cayeron a 259 t.

El problema es cuando se compara el desempeño de un país como Ecuador. En el año 2003, recuerda Itamar, producía alrededor de 77 000 t, exportando 58 000 t con un valor de US$303 millones.

El año pasado, las estadísticas ecuatorianas estaban en 320 000 t, de las cuales 215 000 t tienen como destino los mercados internacionales, y generan divisas por mas de US$1.0 billón, todo esto en un área un poco más grande que Rio Grande do Norte.

Es decir, en apenas una década, con el apoyo adecuado, la camaronicultura de ese país cumplió con todas las condiciones de la producción y la productividad necesaria para obtener ingresos récord, mientras que enfrenta enfermedades que afectan la producción.

“En Ecuador, es preciso recordar, el 10% de la población vive del camarón y existe el apoyo oficial para hacer que el negocio prospere, al contrario de lo que ocurre en Brasil, donde poco o nada se hace” indicó el presidente de ABCC.

En cuanto a esta situación, en los últimos años, Itamar no tiene ninguna duda que hay un sesgo político en este problema.