Después de una extensa consulta con la industria de mariscos y de las autoridades locales, la Food Standards Agency in Scotland (FSAS) publicó una guía sobre la gestión del riesgo de las toxinas en los mariscos.

La guía tiene como objetivo el demostrar a los cosechadores y procesadores de mariscos como ellos pueden usar la evidencia disponible para desarrollar sistemas de gestión de la seguridad de los alimentos para controlar los riesgos asociados con las biotoxinas de los mariscos que se presentan de forma natural.

Las toxinas pueden acumularse en los mariscos filtradores, como mejillones, ostras y almejas razor, sin están expuestas a ciertas especies de fitoplancton. Aunque la mayoría del fitoplancton es inofensivo, algunas pueden producir toxinas que puedan causar que los humanos se enfermen y en casos extremos causen la muerte debido al consumo de mariscos contaminados con toxinas.

El programa establecido y gestionado por FSAS tiene como finalidad asegurar que las áreas se cierren a la pesca cuando las toxinas superan los límites establecidos en Escocia. Sin embargo, los niveles de toxinas pueden aumentar muy rápidamente y esta es responsabilidad de los productores para gestionar los riesgos asociados con sus productos.

Una característica central del nuevo documento guía es el concepto del sistema “traffic light” el cual indica como las cosechas de mariscos deben ser ajustadas en respuesta a los colores de luz.

La guía fue desarrollada después de los niveles de toxinas sin precedentes registradas en las aguas de Escocia en el año 2013.

Referencia:
Managing shellfish toxin risks: guidance for harvesters and processors
http://multimedia.food.gov.uk/multimedia/pdfs/guidance/managing-shellfish-toxins-guidance.pdf