México.- En la presente administración federal, la actividad pesquera y acuícola se ha posicionado entre las más dinámicas del país al ubicarse —por segundo año consecutivo— como uno de los principales motores de la producción primaria, afirmó el coordinador general de Operación y Estrategia Institucional de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (CONAPESCA), Alfredo Aranda Ocampo.

 

Recordó que el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) reportó que en el último año el Producto Interno Bruto del subsector pesca, caza y captura creció nueve por ciento.

Al participar en el seminario “Hacia la Pesca y Acuacultura Sustentables”, organizada por la Comisión de Pesca y Acuacultura del Senado de la República, destacó que una gobernanza eficaz conlleva la permanente adecuación del marco regulatorio de la pesca y la acuacultura.

Requiere también –dijo- de la integración de políticas públicas que atiendan y den respuesta a las demandas del sector, la creación actualización de leyes, y el fortalecimiento de la agenda legislativa, en coordinación con todos los actores públicos y privados de la cadena productiva del sector.

En el segundo día de actividades, el funcionario de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) refirió que la CONAPESCA mantiene una gobernanza en el sector acorde a lo planteado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) respecto a trabajar estrechamente e impulsar al sector social.

La Comisión se rige por un proceso de planeación estratégica incluyente que se sustenta en el Plan Nacional de Desarrollo y el Programa Sectorial de Desarrollo Agropecuario, Pesquero y Alimentario.

Desde el inicio de la actual administración, la CONAPESCA emprendió un proceso de modernización y adaptación de su estructura programática, a la que se alinearon cinco ejes rectores de la política pública pesquera y acuícola orientados al desarrollo de un subsector productivo, competitivo y sustentable.

Bajo estas directrices se contribuye a la seguridad alimentaria con productos de alto valor nutricional, de calidad y a precios accesibles, enfatizó Aranda Ocampo.

Abundó que la política pesquera nacional también se promueve en el marco de los organismos pesqueros y acuícolas internacionales con los que México mantiene una participación activa en la toma de decisiones y apertura de oportunidades de desarrollo para el sector pesquero y acuícola nacional, basado en la sustentabilidad y con la mejor información científica disponible.

Indicó que México es miembro de tres organismos regionales de ordenación pesquera (OROP), que son: la Comisión Interamericana del Atún Tropical (CIAT), la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (CICAA) y la Comisión de Pesca del Pacífico Central y Occidental (WPFC).

También se inscribe en el seno de organismos multilaterales: Comité de Pesca de la FAO (COFI), Organización Mundial de Comercio (OMC), Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna Silvestres (CITES) y próximamente la Red de Acuicultura de las Américas (RAA).

A lo anterior se suman, como parte de los instrumentos de gobernanza del sector pesquero a nivel nacional, el Consejo Mexicano de Desarrollo Rural Sustentable (CMDRS), el Consejo Nacional de Pesca y Acuacultura, Leyes y Reglamentos, Normas Oficiales Mexicanas y el Programa de Fomento Pesquero a la Productividad Pesquera y Acuícola, entre otros.

Además, organismos de nivel local como son: consejos estatales de pesca, leyes estatales, consejos estatales de desarrollo rural sustentables, subcomités de manejo por pesquería, por citar algunos.

En su oportunidad, la secretaria de la Comisión de Pesca y Acuacultura del Senado, Diva Hadamira Gastélum, puntualizó que “este año, contra todo lo que se dice, el crecimiento de la pesca está a la vista, con un nueve por ciento”.

Subrayó que se trata de un incremento real, pese a los contratiempos que pueden tener incidencia en el sector.

En presencia de legisladores, dirigentes de productores y especialistas, consideró que “más que nunca debemos darle la atención que se requiere a la pesca y la acuacultura, y que los resultados del Seminario contribuyan a mejorar el marco jurídico y regulatorio del sector”.