México.- El Centro de Estudios para el Desarrollo Rural Sustentable y la Soberanía Alimentaria (CEDRSSA) de la Cámara de Diputados señaló que en los últimos diez años, la actividad acuícola ha presentado una tasa de crecimiento anual de 3.24 por ciento; sin embargo, es menor al incremento registrado en el mundo, de 6 por ciento anual.

 

Detalló que este crecimiento, principalmente de China, Indonesia y Vietnam, se debe a que dichas naciones priorizan por un lado, la producción de alimento y por otro, el desarrollo del “pequeño productor acuícola”.

En un reporte denominado “La acuacultura”, el CEDRSSA precisó que el 89 por ciento de la producción acuícola internacional es provista por países en desarrollo y China contribuye con el 68 por ciento.

En México, el 79.7 por ciento del volumen acuícola lo aportan tres especies: mojarra, camarón y ostión; también se cultivan en menor volumen, otras siete que tienen un gran valor económico como atún, carpa, trucha, bagre, charal, langostino y lobina.

Este bajo volumen, se explica porque se cuenta sólo con 13 centros acuícolas propiedad de Sagarpa-Conapesca, encargados de producir crías, alevines, huevos y postlarvas, que producen al año 20.5 millones de organismos, de los cuales el 75 por ciento corresponde a tilapia.

El CEDRSSA refirió que en 1987 había 53 centros acuícolas públicos que producían 433 millones de crías, semillas y alevines, por lo que han dejado de funcionar 40 centros, provocando que la producción de crías disminuya en un 95 por ciento.

Ello ha significado que no se alcancen mayores niveles de producción acuícola epicontinental y que productores rurales no puedan continuar con su producción, puesto que el material biológico es uno de los insumos más caros para desarrollar la acuacultura.

Argumentó que hay un registro de 9 mil 230 Unidades de Producción Acuícola (UPA) con una superficie total de 115 mil 910 hectáreas, destacando que en el 75 por ciento de esta área, se cultiva camarón.

La tilapia es la especie que se produce en más UPA, no obstante el 80 por ciento de ellas son cultivos semiintensivos y su producción es baja.

Al momento, la oferta de la tilapia está rebasada por la demanda, que ha sido atendida a través de la importación de 39 mil toneladas anuales a un costo de 114 millones de dólares. La baja eficiencia en el cultivo de tilapia es otra importante área de oportunidad para la acuacultura mexicana, añadió.

Relató que en 2013, se registró una producción acuícola de 245 mil 761 toneladas con un valor de 7 mil 568 millones de pesos. El volumen producido por el litoral Pacífico representó el 61 por ciento del volumen nacional. El litoral del Golfo y el Caribe contribuyen con el 23 por ciento a la producción nacional, y el restante 16 por ciento de la producción total está a cargo de las entidades sin litoral.

El Centro de Estudios para el Desarrollo Rural Sustentable y la Soberanía Alimentaria indicó finalmente que el número de productores dedicados sólo a la acuacultura no se conoce, pero de acuerdo con el Anuario Estadístico de Acuacultura y Pesca, en 2013 había 272 mil 533 pescadores y acuacultores que trabajan de forma directa en la actividad, y que por cada persona ocupada directamente, se emplean cuatro de manera indirecta, debido a la cadena de comercialización.