Campinas, Brasil.- Invertir en peces nativos puede ser un excelente negocio. Este mercado crece a tasas superiores al de la tilapia. Esta afirmación la dió el Jefe de Transferencia Tecnológica de Embrapa Pesca e Aquicultura, Alexandre A. Freitas.

Según Freitas, mientras que el mercado para la tilapia crece a una tasa anual de 17%, el de algunos peces nativos como el pirarucu (paiche) crece a una tasa de 25% al año.

“Es importante admitir que el mercado busca algo similar a la tilapia (filete sin espinas). Esto significa que tenemos que evolucionar en un sistema de producción para que las especies nativas ofrezcan esas mismas posibilidades” destacó Freitas.

El investigador de Embrapa participó del Workshop Nichos de Mercado para o Setor Agroindustrial: espécies nativas, ocurrido los días 21 y 22 de septiembre en Campinas. En el panel  "Pesquisa, conhecimentos e tecnologias da Embrapa em peixes nativos da Amazônia", Freitas habló sobre la tecnología y también del panorama del mercado de consumo de peces en Brasil.

Freitas destaca que en los mostradores de los supermercados la mayor parte de pescado en vendida en formato filete. “El consumidor quiere practicidad” dijo el científico. Además de esto, una investigación realizada por IBGE en el año 2010, mostró que el 55% del consumo de pescado se hace fuera de los hogares. “Tal vez el mayor mercado para el pez nativo no sea el doméstico, sino el mercado gourmet” destaca Freitas.

Además del uso de especies nativas en el mercado gourmet, Freitas identificó otras tendencias como el uso de peces nativos por la gastronomía asiática, como los restaurantes especializados en comid japonesa, y que está a la búsqueda de nuevos productos y cortes diferenciados.

La necesidad de políticas públicas y tecnología para la piscicultura de especies nativas

Crear políticas públicas específicas para el sector de la acuicultura e invertir en tecnología son algunas de las demanda de Francisco Medeiros, secretario ejecutivo de la Associação Brasileira da Piscicultura - Peixe BR para aprovechar el nicho de la piscicultura nativa en Brasil. El brindó la conferencia "Mercado de peixes nativos do Brasil: atualidades e tendências".

“El sector de peces nativos está creciendo, sin embargo está muy disperso y sin logística” afirmó Medeiros. “Sabemos que el 80% de la producción de peces nativos se sigue vendiendo de la firma forma después del descubrimiento de Brasil, ósea, no tuvimos evolución en el procesamiento del pescado”.

Datos de Peixe BR mostraron que de las 638 mil toneladas de pescado producido anualmente en Brasil, 300 son de tilapia y el restante son peces nativos. La actividad mueve cerca de R$ 4 mil millones por año, genera 1.0 millón de empleos directos e indirectos, y crece a tasas superiores de 10% al año.

A pesar de la gran oferta de pescado nativo, el consumo de pescado importado en Brasil es de 2 kg/habitante/año, en cuanto el de especies nativas es de apenas 169 kg/habitante/año. “Nuestro consumo de pescado nativo es aún muy bajo” afirmó Medeiros.

Él conoce el potencial para los peces nativos, sin embargo el sector pierde competitividad por no atender las demandas del mercado. Entre las demandas está la producción de un pescado sin la llamada “espina en Y” y la venta de pescado en filete, y no como pescado entero. “No tenemos hasta hoy una iniciativa brasileña para resolver el problema de la espina del pescado” reclamó el empresario.

Además de mejorar el aspecto tecnológico y de mercado, Medeiros también acredita que es preciso crear hábito y memoria afectiva por los peces nativos. Dourado, pacu, pirarucu, surubim y tambaqui son apenas algunos de los ejemplos de la gran diversidad de peces nativos disponibles en el mercado.