Roma, Italia.- Después de un largo período de crecimiento consistente, se pronostica que el valor del comercio mundial de pescado y mariscos caerá 1.1%, comparado con el 2015, alcanzando un valor de US$132.6 mil millones en el 2016. Este será el segundo año de caída, y es la primera vez que hay dos años consecutivos de caídas desde que se iniciaron las estadísticas de FAO sobre el comercio mundial hace dos años.

La caída en valor no está relacionada a la disminución de los volúmenes comercializados, debido a que se pronostica que se mantendrán en 59.9 millones de toneladas, pero si es el resultado de un significativo fortalecimiento del dólar estadounidense, y una caída en los precios de algunas de las principales especies comercializadas. Las principales tendencias en la producción y consumo de pescado continúan, sin embargo, con la producción de las capturas estables y un incremento de 5% en la producción acuícola. Mientras tanto, el consumo per cápita de las especies cultivadas se espera que alcance 10.9 kg este año, más alto que los 7.9 kg de las especies silvestres.

Con base al mes de abril del 2016, el último mes informado, el FAO Fish Price Index fue similar al mismo mes del 2015. En general, los precios de los pescados y mariscos comercializados permanecieron relativamente menores en el primer semestre del 2016, comparado con los últimos años, debido principalmente a que una gran proporción del comercio mundial consistió de camarón y atún, commodities altamente comercializados para los cuales los precios cayeron sustancialmente durante el último año. Los precios para algunas especies de alto volumen como la caballa, pangasius y tilapia, también han caído. No obstante, los precios para los cefalópodos y ciertas especies de demersales como el bacalao han registrado fuertes aumentos en el mismo período. La más destacada, sin embargo, es el salmón de cultivo, para los cuales los precios en Europa han alcanzado niveles altos sin precedentes debido al débil abastecimiento mundial.

De los principales exportadores de pescados y mariscos en el mundo, se espera que la mayoría registre una caída en sus exportaciones en términos de valor en dólares estadounidenses, debido a un combinación de los menores precios y un fuerte tipo de cambio de EEUU. Los mayores exportadores de atún y camarón como India, Tailandia, Filipinas, China, Ecuador y México se pronostica que sufrirán reducciones de los precios. No obstante, otro grupo de productores, como Argentina, Noruega e Islandia tendrán un mejor rendimiento. Noruega e Islandia se están beneficiando de los altos precios del bacalao, mientras que las empresas salmoneras noruegas están obteniendo las mayores ganancias debido a que los precios para el salmón tienen una tendencia al alza. Argentina, mientras tanto, registró capturas récord del camarón rojo el último año y tuvo ventas significativas a los mercados europeos y China.

Por el lado de la importación, los tres mercados más importantes, EEUU, UE y Japón se espera que registren caídas marginales en el valor total importado.

En el largo plazo, las proyecciones recientemente publicadas en el OECD-FAO Agricultural Outlook pronostican que la producción total de pescados y mariscos alcanzarán los 195 millones de toneladas en el 2025, de los cuales la producción acuícola contribuir´con 103 millones de toneladas. Para el mismo año, el consumo de pescado se pronostica que alcanzará los 21.9 kg per cápita, registrando un crecimiento en todos los continentes, particularmente en Asia y Oceanía. Debido al crecimiento en los ingresos, que es típicamente acompañado por un mayor gasto a nivel de hogar en proteínas más caras como los alimentos de origen acuático, el consumo de pescado aumentará rápidamente en las regiones en desarrollo. Se espera que este incremento en la demanda no esté acompañada por un incremento general en los precios, se proyecta que los precios del pescado declinen en términos reales en la próxima década.

El informe de FAO analiza la situación del mercado en el período enero-julio del 2016.