Corea del Sur.- Un informe indica que los coreanos comen más pescados y productos pesqueros que las personas de países tradicionalmente pesqueros como Japón y Noruega. Sin embargo, las preocupaciones por la creciente dependencia en productos pesqueros extranjeros está aumentando debido a que el volumen de producción de productos pesqueros domésticos disminuye.

El Ministry of Oceans and Fisheries publicó un análisis del estado de la producción mundial pesquera y acuícolas de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), informó el medio The Dong-A Ilbo.

Según el informe, los coreanos son los mayores consumidores de pescado del mundo con un consumo per cápita de 58.4 kilogramos desde el 2013 al 2015 entre 23 países, seguido por Noruega (53.3 kilogramos), Japón (50.2 kilogramos) y China (39.5 kilogramos).

“Los coreanos han incrementado su consumo de productos pesqueros debido a que existe la tendencia a consumir más saludable. Por otro lado, el volumen de consumo de productos pesqueros en Japón no se ha recuperado aún después de la caída debido al accidente del reactor de Fukushima, junto con la disminución en el consumo entre los jóvenes” destaca el informe.

Los datos revelan que los calamares son el producto pesquero más consumido en Corea. El informe analizó los datos del año 2014 de la Korea Rural Economic Institute indicando que el consumo per cápita de calamar es de 5.4 kilogramos, seguido por los camarones con 4.5 kilogramos y las anchovetas con 4.2 kilogramos.

No obstante, las perspectivas de abastecimiento para la pesca y la acuicultura no son tan brillantes. FAO predice que el consumo per cápita de Corea será de 64.3 kilogramos en el 2025. Sin embargo, se espera que el volumen de producción anual alcance los 1.98 millones de toneladas en el 2025, una disminución de 2.9% con respecto a la producción anual promedio de 2.039 millones de toneladas desde 2013 al 2015. Durante el mismo período, el volumen de exportación se espera que caiga en 250 000 toneladas, o 38%, y se espera que el volumen de importación se incremente en 240 000 toneladas, o 15%.