Noruega.- El salmón orgánico puede ser difícil de encontrar en las tiendas europeas, y las personas no conocen mucho sobre los pescados orgánicos en general. Una nueva investigación resalta la necesidad de actualizar las regulaciones de la UE. Esto puede crear regulaciones claras para la acuicultura orgánica e incrementar la confianza del consumidor.

A pesar del crecimiento en la popularidad de los alimentos orgánicos en los últimos años, las tiendas de comestibles en Europa todavía ofrecen una selección pequeña de pescado orgánico en comparación a la carnes y vegetales orgánicos. Los peces producidos orgánicamente casi son inexistentes.

Hay relativamente poco conocimiento sobre el pescado orgánicos en la UE. Pocos consumidores están familiarizados con la etiqueta orgánica de la misma UE: Euro Leaf. Existe una gran necesidad de actualizar las regulaciones para que los productos de pescado orgánico sean más competitivos en el mercado.

Piensan que es lo mismo que el salmón silvestre

“La UE tiene un fuerte deseo de ver crecer la acuicultura orgánica. Esto requerirá de regulaciones que sean conducentes a este crecimiento. Y los consumidores deben ser más conscientes de lo que implica la crianza orgánica. Muchos consumidores piensan que el pescado orgánico es lo mismo que el pescado silvestre” manifestó Åsa Maria O. Espmark, investigadora principal de Nofima.

Espmark coordina el proyecto de la UE OrAqua, en el cual los científicos de varias naciones europeas colaboran para formular nuevas recomendaciones científicas para actualizar las actuales regulaciones para la acuicultura orgánica en Europa. Como parte del proyecto, los científicos realizaron una encuesta sobre la percepción del consumidor y el conocimiento de la acuicultura orgánica. “Los resultados y procesos a lo largo del proyecto se discuten con las parte interesadas de numerosos grupos sobre una base anual para proporcionar retroalimentación al proyecto” explicó Espmark.

“Esto constituye un asesoramiento científicamente respaldado por la ciencia actual desde la biología y salud, hasta investigar al consumidor y la economía. Si el consumo de pescados y mariscos orgánicos se incrementa, es esencial que los consumidores sientan confianza de que la producción de adhiere a las regulaciones en línea con los valores orgánicos, así como con las leyes de bienestar y salud animal”.

Variación considerable

Los consumidores europeos también tienen dificultades en comprender que constituye un pescado orgánico. En la encuesta, a los consumidores del Reino Unido, Francia, Alemania e Italia se les preguntó cómo definen acuicultura orgánica. Según Espmark, una abrumadora mayoría cree que “orgánico” es lo mismo que “natural”, lo cual no está en línea con las regulaciones.

Además, la encuesta sobre los consumidores también muestra variaciones considerables entre los diferentes países de la UE.

“Por ejemplo, los consumidores alemanes tienen las visión más positiva del cultivo orgánico y son ambientalmente más conscientes. Hay una mayor atención en el bienestar animal en Alemania que en el Reino Unido, Italia o Francia. Algunos se concentran en los materiales de embalaje. Pero en los países en que se consume mucha carpa, los consumidores dan mayor importancia a lo que es “natural”. Pero en la regulación, “natural” equivale a la comparabilidad entre hábitats naturales y las condiciones ambientales en la piscigranja. Esto nunca puede ser idéntica a la naturaleza” afirmó Espmark.

Según la investigadora, Noruega tiene un potencial significativo para mejorar. A pesar de la gran industria acuícola de Noruega , sólo hay unos pocos productores orgánicos. Esto principalmente se debe a los mayores costos de producción, la producción de pescado orgánico es alrededor de 30% más cara que la producción convencional. Y aunque el producto alcanza precios más altos, la variedad y complejidad de las regulaciones han desalentado la inversión.

¿Qué es acuicultura orgánica?

“La producción orgánica esencialmente significa el mantener el control de la producción, sin usar medicamentos o pesticidas sintéticos, y una estricta regulación de las condiciones de producción y calidad del agua. En otras palabras, el pescado orgánico también es considerado un animal doméstico, y no es lo mismo que un pescado silvestre. Conocer esta naturaleza muestra los importante que es tener un amplio conocimiento de lo que constituye la acuicultura orgánica” dijo la investigadora.

En OrAqua, los científicos se concentraron en la crianza de todas las especies comerciales europeas de peces, moluscos, crustáceos y macroalgas. Los peces de crianza incluyen al salmón, trucha y dorada. Espmark revela que existe una gran disparidad con respecto a las normas aplicables a las diferentes especies en términos de reproducción, genética, sacrificio, etc. Por ejemplo, hay una regulación que se aplica solamente a los langostinos y camarón.

Mayor información de OrAqua en http://www.oraqua.eu/

Contacto:
Åsa Maria O. Espmark
Senior Scientist
Phone: +47 991 60 039
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.