MOSCÚ, Rusia.- Rusia esta considerando imponer una tasa en la forma de impuesto de importación sobre la trucha y el salmón en el corto plazo, con la finalidad de estimular la producción doméstica y reducir la dependencia en las importaciones.

En la actualidad, la mayor producción de salmón y trucha que llega a Rusia proviene de Noruega. De acuerdo con el Ministro ruso de Agricultura, desde el inicio del actual año fiscal, las importaciones del salmón noruego alcanzaron las 245 000 t, lo cual es 9% superior a lo registrado en el mismo período del año pasado. Rusia permanece como el mercado de exportación más valioso para el pescado noruego.

Al mismo tiempo la producción doméstica de trucha y salmón en Rusia se estima en solo 25 000 t/año. Según Sergey Gudkov, director ejecutivo de la Fishery Union of Rusia, la mayor parte de la demanda local es satisfecha por Noruega, los cual es un factor negativo para la industria pesquera rusa.

Gudkov indica que la principal razón la falta de competitividad del salmón ruso en el mercado doméstico es la tradicional burocracia rusa, lo que genera que el abastecimiento de pescado de Noruega se posiciones mas rápido que el de Rusia. Esto genera que la mayoría de minoristas rusos prefieren comprar el pescado noruego, en vez del ruso.