Brasil.- Para garantizar la calidad de los productos a los consumidores brasileños y sanidad de los animales acuáticos del país, el Ministerio de Pesca y Acuicultura (MPA) estableció que todo pescado importado sea analizado y sometido previamente a un Análisis de Riesgo de Importación (ARI) para evaluar el riesgo potencial de introducir microorganismos capaces de provocar enfermedades en Brasil.


Este trabajo, realizado por el propio MPA, autoriza la importación, por lo tanto, sólo se da cuando el pescado no compromete la salud de los animales acuáticos del país y preserva la biodiversidad brasileña. El MPA también exige que los criadores de origen adopten prácticas de producción aceptadas internacionalmente.

“En caso de que el resultado del ARI sea favorable para la importación, el Ministerio establece los requisitos zoosanitarios a ser cumplidos por el país exportador, que aseguren el nivel adecuado de protección establecidos para los potenciales peligros identificados” explicó el coordinador general de Sanidad Pesquera del MPA, Pedro Henrique Silva de Oliveira.

Pescado de Asia

A finales del año 2012, el MPA consiguió que el Ministério da Agricultura, Pecuária e Abastecimento (MAPA) revocase una posible aprobación de rótulos para la importación de tilapia de Vietnam, teniendo en cuenta la necesidad de un proceso previo de ARI. En esa ocasión, para garantizar la efectividad de la medida, el MAPA notificó a los puntos de ingreso del pescado sobre el veto a la entrada de embarques de tilapia proveniente de este país asiático.

Durante el presente año, los especialistas en sanidad de MPA y MAPA realizaron una misión a Vietnam con el objetivo de evaluar el Servicio Veterinario Oficial (SVO) del país y recolectar informaciones para dar soporte al análisis de riesgo de importación de filetes de pangasius (Pangasius spp.), tilapia (Oreochromis niloticus) y barramundi (Lates calcarifer) destinado al consumo humano.

El informe de la misión, que lista las exigencias al SVO y determina los plazos que deberán ser atendidos por Vietnam para continuar enviando filetes congelados de pangasius al Brasil, fueron enviados al MAPA. Este ministerio a su vez enviará el informe oficial conjunto a las autoridades vietnamitas.

De acuerdo con Oliveira, la importación de tilapia china presenta un problema diferente para su importación. “Brasil autoriza la importación del pescado proveniente de la acuicultura en China en virtud de la existencia de reconocimiento de equivalencia entre los servicios veterinarios oficiales, pre-requisito para la importación de cualquier pescado oriundo de la acuicultura” indicó Oliveira.