Sao Paulo, Brasil.- El consumo de pescado en Brasil esta dejando de ser de “ocasión” para tener un lugar cautivo en la dieta de buena parte de consumidores del país. Los datos de importación comprobaron una tendencia en el cambio de los hábitos alimenticios.

Durante el primer trimestre del presente año, de acuerdo con información del medio Folha do Sao Paulo, las importaciones de pescado alcanzaron un valor de US$497 millones, lo que representa un incremento de 15% en relación con el mismo período del año 2013, de acuerdo con las estadísticas de la Secretaria de Comércio Exterior (SECEX).

El valor de las importaciones de pescado llegó a superar, por primera vez, las compras de trigo del exterior, durante el primer trimestre del año. En la actualidad, el pescado, crustáceos y moluscos se han convertido en el principal commodity agrícola importado por Brasil.

Estimulado por el aumento de consumo en el país, las compras de pescado del exterior ya han superado a los lácteos.

El salmón procedente de Chile es el principal alimento importado. Con un crecimiento de 66% en las compras (US$113 millones), el salmón chileno ya representa más del 20% de las importaciones de pescado.

Por otro lado, la importación del tradicional bacalao de Noruega cayó 20% en el presente año, alcanzando un valor de US$54 millones.