Sao Paulo, Brasil.- La sequía esta perjudicando el trabajo de los criadores de tilapia en Santa Fé do Sul. La producción cayó en 30%. La región es una de las mayores productoras de pescado en el país, con cerca de 22 000 t por año.

Según el medio Globo Rural, toda la zona de engorde de los peces en la región de Rubinéia, en el noroeste de Sao Paulo, fue desactivada hace dos meses, en este lugar donde se anclaban las jaulas, la profundidad del agua era de cuatro metros, en la actualidad, no se cuenta con agua.

“No entendemos porque el nivel viene bajando día a día. Nada garantiza que podamos seguir continuando con el engorde de los peces” dijo el productor Emerson Esteves.

El perjuicio no sólo es para la producción de carne. Esteves también cría alevinos. Al inicio del año, el invirtió más de R$ 1.0 millón en la ampliación de los estanques para duplicar la capacidad de producción. No obstante, la sequía, que también afecta a otros productores, perjudico al negocio.

En la actualidad, Esteves tiene una capacidad para producir cuatro millones de alevinos por mes. No obstante, la región no absorbe ni la mitad de la producción. Para no detener la actividad, de la que es la única fuente de ingresos de la familia, se tiene que vender la producción a otros estados.

La sequía prolongada afecta toda la cadena productiva. En Santa Fé do Sul, municipio vecino a Rubinéia, la fabrica de raciones también enfrenta una crisis. El año pasado, el productor Felipe don Amaral invirtió R$2.0 millones en la ampliación de la unidad, sin embargo, con la sequía las ventas cayeron 40%.