Valparaíso, Chile.- Científicos a cargo de en la Campaña de Monitoreo de Didymo, detectaron la presencia del alga invasiva en dos tramos del río Biobío, en la región del mismo nombre. Por lo anterior, el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) declarará emergencia de plaga en el sector.

La medida establece un polígono de contención, así como las medidas y restricciones que buscan minimizar el riesgo de propagación del Didymo a cuencas aledañas. Así lo informó el Director Nacional de Sernapesca, Juan Luis Ansoleaga quien agregó que la emergencia tendrá una vigencia de 30 días a contar de su publicación en el Diario Oficial, "aunque tenemos la facultad de prorrogarla por 30 días más, si las circunstancias lo ameritan".

Ansoleaga explicó que a fines del 2012, se había detectado Didymo en un área cordillerana del río Biobío, en la Región de la Araucanía, por lo que toda la cuenca estaba bajo un proceso de vigilancia activa. En el marco de esta campaña, hace unos días se confirmó la presencia del alga en dos nuevos puntos del río: aguas abajo de la Central Ralco y en las cercanías de la central Pangue, ambas en la región del Biobío.

La Dirección Regional Sernapesca, en tanto, ya está coordinando medidas de control conjuntas con otros Servicios Públicos que puedan apoyar las tareas destinadas a frenar el avance de esta plaga en la Región, y hace un llamado a habitantes y turistas para prevenir la propagación del alga en la región siguiendo las tres medidas de prevención: Remover, Lavar y Secar. Al salir de un río o lago se debe remover toda presencia de alga visible, luego hay que lavar los implementos con una solución desinfectante que contenga detergente, y por último, dejar secar al sol los elementos por al menos 48 horas.

El Didymo (Didymosphenia geminata) es un alga inofensiva para las personas, pero que prolifera rápidamente cubriendo el lecho y las riberas de los cursos de agua donde se aloja, lo que afecta los paisajes y el desarrollo de actividades como la pesca recreativa y el turismo.

En los años 2010 y 2011 se confirmó su presencia en la zona sur-austral del país, específicamente en las cuencas de los ríos Futaleufú, Palena, Aysén y Baker y desde entonces Sernapesca y la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura realizan acciones de monitoreo preventivo en diversas regiones del sur del país.