Noruega.- El sushi es una preparación popular aun en Noruega. Sin embargo, muchos de los ingredientes son importados de Asia. Pero los científicos noruegos vienen cultivando una alternativa para la popular Wakame.

La combinación de olas y aguas frías hacen de la costa norte de Noruega el lugar ideal para cultivar macroalgas pardas “Badderlocks”. Esta nutritiva macroalga es un excelente alternativa de materia prima como el Wakame, la macroalga verde que es uno de los ingredientes usados para hacer el sushi.

“Esta variedad es rica en nutrientes, vitaminas y minerales” dijo el científico de SINTEF Silje Forbord.

Aquí en SINTEF Fisheries and Aquaculture, los científicos vienen trabajando en el cultivo de kelp para la obtención de muchos productos durante muchos años. Los biocombustibles, la dietas para animales y los fertilizantes son sólo algunos de los productos en los cuales el kelp puede ser usado.

Pero los científicos tienen como objetivo el mercado culinario. En el año 2012, los noruegos consumieron NOK 600 millones en valor de sushi, según el Norwegian Seafood Council. Y las ventas se están incrementando. Esta es la razón por la cual los científicos creen que hay un buen mercado para los ingredientes locales de este popular plato.

“Después de todo, nosotros ya producimos la mayor cantidad de salmón servido en los restaurantes de sushi noruegos” dijo Forbord. “Badderlocks podría ser un buen suplemento. También hemos empezado un pequeño cultivo de algas rojas, que podría reemplazar al Nori”.

Pequeñas plantas, grandes necesidades

“Badderlocks” se presenta de forma natural en los océanos de aguas frías. Este puede ser cultivado a lo largo de la costa noruega, donde las temperaturas permanecen por debajo de los 16 oC, y e lugares donde hay poca influencia de agua dulce. Badderlocks crece mejor es áreas expuestas, lo cual hace que grandes áreas a lo largo de la costa noruega sean adecuadas para su cultivo. Sin embargo, el cultivo éxito de esta alga depende de las condiciones marinas adecuadas.

“Una de los desafíos relacionados al cultivo de badderlocks es que no es sexualmente madura todo el año, así que el acceso a las esporas (semillas de las macroalgas) esta limitada a ciertos períodos. Esto hace que nosotros mantengamos la fase microscópica del kelp en los cultivos en laboratorio”.

Mediante el control de los cultivos usando luz roja, nosotros podremos prevenir que las macroalgas maduren sexualmente, permitiendo que ellas crezcan. Esto permite que incrementemos la escala de nuestros cultivos, y podemos volverlas sexualmente maduras agregando luz blanca. Luego las semillas de las planta se desarrollan, y pueden ser transplantadas cuando las condiciones del mar son la correctas”.

Los desafíos relacionados a estos cultivos incluyen la producción estable durante el tiempo, y mantenerlos libres de la contaminación de organismos indeseados que destruyen la calidad del kelp.

“Cuando los cultivos han producido células reproductivas, nosotros los rociamos en las cuerdas que mantenemos en el laboratorio hasta que el kelp microscópico han crecido varios milímetros. Luego ponemos las cuerdas en el mar, donde las plantas pueden crecer a tasas de varios centímetros por día bajo las condiciones correctas” explicó Forbord.

Prosperar bajo condiciones de cultivo

En una prueba previa, pequeñas plantas “badderlocks” fueron ubicadas en un centro de cultivo especial en el mar en la costa de Trøndelag.

“La alga parecía prosperar allí, y alcanzamos un extremado buen crecimiento” dijo Forbord. “Pero necesitamos mejorar nuestro método de control de la sexualidad y el crecimiento en laboratorio si queremos aumentar la producción”

Precio competitivo

Otro desafío es abarcar todo el área requerido para el cultivo. El costo de producción también tiene que ser reducido para que el producto se vuelva competitivo.

“Hemos tenido buenos resultados cultivando kelp cerca de las instalaciones acuícolas existentes. Las macroalgas capturan el dióxido de carbono y pueden aprovechar algunos de los nutrientes generados en las granjas salmoneras, por consiguiente hace una contribución positiva a la contabilidad ambiental de la acuicultura”.