Reino Unido.- La University of Greenwich obtuvo fondos para investigar el uso de la microalga Dunaliella en fuente de energía renovable y para la producción de un rango de productos esenciales, incluido los alimentos y los medicamentos. El desafío es cultivarlos y procesarlos de una forma sustentable.

La University of Greenwich esta liderando un proyecto internacional de EUR10m para desarrollar la microalga Dunaliella como una fuente sustentable de materia prima que captura CO2 y puede crecer en algunos de los ambientes más difíciles del mundo.

El proyecto construirá una biorefineria denominado la “D-Factory” que convertirá cada parte de la microalgas en algo útil.

Las microalgas son conocidas por su capacidad para convertir CO2 y luz solar en energía química cinco veces más rápida que los cultivos de plantas terrestres. La Dunaliella, en particular, es capaz de producir hasta el 80% de su masa como combustible, pero aun es caro cultivarla sólo para producir biocombustibles. Sin embargo, esta microalga también permite producir un grupo de compuestos de gran interés en las industrias farmacéuticas, cosméticas, nutracéuticos y otras aplicaciones.

El líder del proyecto, profesor Pat Harvey de la University of Greenwich explica: “La carrera es desarrollar un amplio espectro de compuestos en base a las microalgas, que puedan convertirse en productos altamente valiosos, incluido alimentos y medicamentos”.

“Si podemos hacer de las biorefinerias de las microalgas comercialmente viables, desarrollaremos una nueva industria fundada en un materia prima ambientalmente amigable que también es sustentable. El potencial es amplio”.

“Para el año 2020, estas microalgas podría proveernos con combustible sustentable, la ciencia existe pero por el momento los costos son altos”.

El proyecto reúne a 13 instituciones de investigación y empresa de ocho países, incluido expertos mundiales en la bioquímica de Dunaliella, en el cultivo a gran escala de la microalga, en nuevas tecnologías de cosecha y en el desarrollo de bioprocesos.

Las macroalgas podrían ser el próximo biocombustible

La University of Greenwich es un importante actor en el consorcio de 12 universidades y empresas del Reino Unido para desarrollar procesos de manufactura que puedan remover el alto contenido de agua, y preservar las macroalgas para su uso todo el año.