Coyhaique, Chile.- "Estamos contentos con los resultados del proyecto de cultivo de algas  que se está desarrollando en la Región de Aysén, porque ha llegado en un momento en que la pesca artesanal necesita diversificar sus actividades", explicó por Nelson Matissine, presidente del Sindicato de Islas Huichas.

El cultivo experimental del alga luga roja en el sector de las Islas Huichas y Meninea es parte de un proyecto piloto que transfiere capacidades para que los pescadores artesanales desarrollen acuicultura en las áreas de manejo y explotación de recursos bentónicos, AMERBs.

Esta iniciativa es liderada por el Centro de Investigaciones en Ecosistemas de la Patagonia, CIEP, y el Programa COPAS Sur-Austral de la Universidad de Concepción, con financiamiento del Fondo de Administración Pesquero, FAP.  Desde la pesca artesanal, el proyecto ha sido coordinado por Iván Vera, presidente del Sindicato Nueva Ventura  en Meninea y por Nelson Matissine, presidente del Sindicato de Islas Huichas.

Al respecto, Matissine sostiene que en la Región de Aysén los productos de alto valor comercial como la merluza austral tuvieron una restricción de mercado, especialmente en España,  y por otro lado, la marea roja se presenta como un problema para la extracción de recursos bentónicos en la zona, por lo que lograr consolidar el cultivo de algas con la participación de los pescadores  "viene como anillo al dedo, pues permite la posibilidad de diversificar hacia otros productos que no se ven afectados por la marea roja y que tienen posibilidades en el mercado nacional e internacional y además, reforzado con un trabajo de capacitación en acuicultura para los 27 socios de nuestro sindicato."

Según explicó el investigador del proyecto, Ricardo Norambuena "entre los objetivos  del proyecto ,que se inició en agosto de 2013 ,está la asesoría técnica a los pescadores y la instalación de infraestructura de cultivo y puesta en marcha de otros dos cultivos pilotos de luga roja en AMERBs del sector de las Islas Huichas, Región de Aysén.

En ellas, se instalarán 10 líneas dobles de cultivo de 100 metros  de largo de las que se colgarán las líneas de cultivo de luga roja y luga negra.

Por su parte, el subsecretario de Pesca y Acuicultura, Pablo Galilea, destacó que estas experiencias  que se están realizando con las organizaciones de pescadores se van a ver fortalecidas con el proyecto de ley que está actualmente en el Congreso y que busca otorgar una bonificación al cultivo y repoblamiento de algas, "pues estamos convencidos que implementar la acuicultura puede ser una alternativa real de ingresos para la pesca artesanal en periodos de vedas o de disminución  de la abundancia de los recursos pesqueros", aseguró la autoridad".