Nueva Zelanda.- El sector de la biotecnología azul ha recibido con entusiasmo el lanzamiento de un fotobioreactor (PBR, por sus siglas en inglés) altamente sofisticado. La tecnología ha sido diseñado y construido por los científicos de Cawthron Institute para incrementar la producción de productos valiosos e ingredientes de los alimentos en base a microalgas.

“Hemos desarrollado esta tecnología en respuesta a las necesidades de la industria para rápidamente optimizar las condiciones de crecimiento y usos para el desarrollo de productos microalgales. Esto les permitirá avanzar en sus operaciones, así que ellos podrán permanecer en la frontera de los mercados internacionales” dijo Mike Packer, científico de Cawthron Institute.

“Ahora estamos concentrados en usar este nuevo fotobioreactor para desarrollar productos altamente valiosos para nuestros clientes y optimizar sus procesos” destacó el científico.

Los fotobioreactores están equipados para el crecimiento de las microalgas y otros microorganismos fototróficos que necesitan luz para crecer. Ellos son usados en muchas industrias en todo el mundo y son altamente deseados para el cultivo de microalgas.

En Cawthron Institute, los científicos usan PBRs para probar los modelos de crecimiento microalgal, los mismos que luego pueden ser escalados para su uso comercial por sus socios en la industria.

“Estamos especializados en la tecnología PBR y los tenemos en muchas formas y tamaños diferentes, pero ninguna es eficaz como este” dijo el Dr. Packer.

“Este nuevo sistema acelera nuestra capacidad para obtener información, así que podemos entender como hacer para que las microalgas crezcan mejor y como las condiciones afectan el comportamiento, para producir moléculas deseadas como bioactivos, antioxidantes, cosméticos e ingredientes nutricionales claves usados por los sectores nutraceúticos, cosméticos, biotecnología y acuicultura”.

Uno de los clientes más importantes del Cawthron Institute es la compañía nutraceútica Supreme Biotechnology Ltd que cultiva microalgas para extraer el compuesto astaxantina a escala comercial para su venta a nivel mundial. La empresa ya ve el potencial para la nueva tecnología.