EEUU.- Las pantallas de fibra de vidrio de bajo costo ayudan a los científicos a recolectar muestras para monitorear las células de las algas productoras de toxinas. Hasta ahora, el muestreo y la vigilancia de las microalgas han sido difícil y caro.

Usando poco más que un pantalla común, los científicos del National Centers for Coastal Ocean Science de NOAA han desarrollo una herramienta simple y de bajo costo para vigilar las microalgas peligrosas del fondo en diversos hábitats alrededor del mundo.

Una solución simple

Las pantallas de fibra de vidrio imitan las superficies naturales que albergan especies de microalgas que habitan en agua marina y dulce. Los científicos simplemente tienen que ubicar las pantallas en el agua, retírandolas después de un período de tiempo predeterminado, y comparan las algas que se adhieren a ellas con algas de otras localidades. Los experimentos de campo en ambientes tropicales muestran que las microalgas productoras de toxinas fueron lo suficientemente móviles para colonizar las pantallas suspendidas cerca del fondo marino dentro de las primeras 24 horas.

La abundancia de las células de algas adheridas a las pantallas estuvo altamente correlacionadas con la abundancia de las algas halladas en el ambiente que las rodea. Hasta ahora, el muestro y el monitoreo de las microalgas ha sido difícil y caro, dado su amplia distribución sobre diversas superficies como macroalgas, corales, pastos marinos y rocas.

¿Por qué es importante monitorerar las microalgas?

Las toxinas producidas por algunas microalgas pueden acumularse en los peces y mariscos, y hacer que las personas que las personas que las consumen se enfermen, lo que altera el suministro de alimento y limita el desarrollo de la pesca.

El nuevo método desarrollado por NOAA para el monitoreo de las microalgas con pantallas es una innovación simple y de bajo costo que tiene el potencial de ser adoptada en las comunidades costeras en todo el mundo, para ayudar a la detección de proliferaciones algales peligrosas.