Suecia.- Los consumidores preocupados sobre la seguridad de los iones de plata en la ropa antibacteriana y libre de olor pronto tendrán una alternativa segura gracias a una sustancia hallada de forma natural en las macroalgas rojas.

El uso de iones de plata para textiles antibacterianos viene siendo objetivo de un encendido debate en todo el mundo. La agencia nacional para la inspección química de Suecia es una de las autoridades que ha establecido que la plata representa un riesgo para la salud, citando posibles daños al material genético humano, la reproducción y el desarrollo embrionario.

Mikael Hedenqvist, profesor de materiales poliméricos en KTH Royal Institute of Techonology, indicó que él y sus colegas han producidos nuevas fibras antibacterianas que combinan plásticos biocompatibles con el compuesto antimicrobiano, lanosol, el cual se encuentra comúnmente en las macroalgas marinas de la familia de la Rhodophyta, o algas rojas.

“La sustancia es una buena alternativa a los antibacterianos a base de partículas para la ropa, así como a compresas o apósitos” destacó Hedenqvist.

Usando un proceso llamado elestrospinning, los científicos tuvieron éxito en la creación de una rosca ultra-delgada, lo que significa que las telas pueden tener un mayor contacto entre la fibra antibacteriana y el área circundante.

“El electrospinning produce un hilo muy delgado, con un grosor del orden de una centésima de un cabello humano” destacó Hedenqvist. El resultado es más eficaz en la limpieza de bacterias.

El hilo con el compuesto antimicrobiano integrado (lanasol) no se aglutina como la fibras que usan plata u otras partículas antibacterianas. Esta puede ser usada en estructuras de red al azar, tales como en los materiales no tejidos; o de una manera estandarizada, donde todas las cadenas corren en la misma dirección.

“La sustancia activa es completamente soluble y esta distribuida uniformemente dentro del hilo” explica el científico.

Hedenqvist indica que el material algún día podría ser usado en los filtros de aire o en la ropa de los hospitales, debido a que la sustancia activa antiséptica de las macroalgas rojas matan al 99.99% de las bacterias del tipo Staphylococcus aureus, la causa más común de infecciones a la piel y heridas en los ambientes de los hospitales.