Bogotá, Colombia.- El proyecto Fuel Algae plantea producir biocombustibles a partir de algas de la especie Chlorella vulgaris, para suplir una parte de las reservas, a las cuales, según el Ministerio de Minas, con base en el consumo actual, les restan 6,5 años.

La producción de combustible a partir de algas de agua dulce es 4,1 veces más eficiente que la de palma africana, principal fuente utilizada en Colombia. Esto según un estudio de doctorado realizado por la U.N., que sirvió como parte de la formulación del proyecto de un grupo de estudiantes de Ingeniería.

Según la Federación Nacional de Biocombustibles de Colombia, la extracción a partir de palma africana pasó de 169.611 toneladas en 2009 (cuando empezó la producción), a 489.991 en 2012. En este contexto se inscribe la iniciativa de los alumnos de la U.N. Sede Bogotá.

Sergio Velazco, estudiante de sexto semestre de Ingeniería Química explicó que las algas son organismos que absorben dióxido de carbono (CO2) del ambiente y nutrientes del agua, benéficos para ellas, más no para los humanos.

Esta especie nativa presenta rendimientos más altos de lípidos (moléculas orgánicas compuestas de hidrógeno y carbono) y tienen la posibilidad de ser cultivadas en aguas no potables.

“De esta manera se genera una opción para cultivos en zonas no aptas para la agricultura, factor que permite que el proyecto se haga con sostenibilidad ambiental, pues se disminuye la huella de carbono” afirmó el estudiante.

Este grupo avanza actualmente en la construcción de una pequeña planta de este biocombustible para suplir la demanda de la región de Mariquita (Tolima), puntualmente de 60 fincas de la zona que consumen 80 galones al mes, cada una.

El precio de este combustible estará fijado por el Ministerio de Minas y Energía, al igual que los demás combustibles en el país. En este caso, será de $8.950 por galón de biodiesel, que representará, según los jóvenes emprendedores, una proyección de ingresos por $43 millones mensuales que, reduciendo costos operativos e impuestos, les dejaría una utilidad neta de $18 millones.

Un lago de 400 metros cuadrados de aguas estancadas en esta zona tolimense, es el lugar en donde se cultivarán las algas, materia prima que espera producir inicialmente 6.000 galones, una producción pequeña, comparada con los 40.000 que vende una estación comercial.

El grupo de estudiantes está conformado por ocho integrantes, entre ingenieros químicos, que se enfocan en la parte técnica de la extracción del diesel; ingenieros industriales, que aportan al desarrollo de la planta; y un administrador.

La consolidación de la planta espera por recursos de entidades y personas que quieran invertir en este innovador proyecto, para que pueda comenzar su producción cuanto antes.

Fuente: Agencia de Noticias UNAL