Brasilia, Brasil.- La producción de biodiesel a partir de aceite de microalgas ha sido una de las principales apuestas del gobierno y de las universidades brasileñas como una fuente alternativa de energía renovable. La expectativa es que el aprovechamiento de esta biomasa pueda servir como opción a los combustibles fósiles y a los biocombustibles producidos en base a la soja.

Las microalgas son extremadamente ricas en lípidos, los cuales pueden ser convertidos en ésteres metílicos de ácidos grasos para la producción de biocombustibles. El alto potencial biotecnológico, el alto contenido de aceite y el menor impacto ambiental, son algunas de las ventajas en relación con otras fuentes de materias primas.

“Ellas pueden ser cultivadas en áreas no propicias para la agricultura, no compiten con la producción de alimentos” citó el coordinador del desarrollo energético de la Secretaria de Desenvolvimento Tecnológico e Inovação (Setec) del Ministério da Ciência, Tecnologia e Inovação (MCTI), Rafael Menezes.

“Además de esto, el gas carbónico que se necesita para la fotosíntesis puede venir de un proceso contaminador, contribuyendo de esta forma a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero” destacó Menezes.

El coordinador indica que las microalgas vienen siendo foco de estudio en todo el mundo; hoy estos organismos son responsables del 80% de la matriz de fuentes de materia prima para la producción de biodiesel.

“Además de las ventajas de tener un ciclo de crecimiento más rápido, ellas poseen hasta el 50% de la composición de su peso en aceite, contra el 18% de la soja” explica Menezes.

Solamente en los últimos seis años, MCTI ha invertido cerca de R$26.00 millones en investigación, desarrollo e innovación para la producción y uso del biodiesel derivado de las microalgas, por medio del Finep/MCTI y los concursos lanzados por el Conselho Nacional de Desenvolvimento Científico e Tecnológico (CNPq/MCTI) .

Limitaciones

A pesar de la eficiencia técnica, recuerda el especialista del MCTI, el empleo de las microalgas para la producción de biodiesel a nivel industrial aun debe ser materia de muchas investigaciones.

Es necesario desarrollar una serie de estudios, especialmente considerando la diversidad biológica de las microalgas, los diferentes factores que influyen la producción de biomasa, las técnicas de extracción de la fracción lipídica y la síntesis del combustible.

Uno de los desafíos a superar es el alto costo de la producción a partir de las tecnologías disponibles, que pueden ser subvencionados por el empleo de residuos agroindustriales como parte del medio de cultivo de las microalgas, por la innovación en los sistemas de cultivo de mayor escala y por otras formas de utilización de la biomasa.

La producción a partir de diferentes fuentes oleaginosas, fortaleciendo las potencialidades regionales para la producción de materia prima, es una de las directivas del Programa Nacional de Produção e Uso de Biodiesel (PNPB), creado por el gobierno federal en el 2004.