Bogotá, Colombia.- De las 80 especies de algas recolectadas en ocho puntos de la isla de San Andrés, 30 son nuevos registros. Estas especies son una gran fuente de alimentación para moluscos herbívoros de la zona.

La investigación analizó el hábitat asociado al molusco Cittarium pica, un gasterópodo (caracol) de gran tamaño que habita la zona intermareal en el litoral rocoso del mar Caribe. Es muy consumido por la comunidad caribeña y en la actualidad se encuentra en estado vulnerable.

Brigitte Gavio, profesora del Departamento de Biología de la U.N. y una de las más reconocidas expertas en taxonomía de macroalgas marinas en Colombia, explica que la investigación pretendió determinar qué tipos de algas tiene esta especie a su disposición para la alimentación.

“A pesar de las grandes extensiones de costas marítimas que tiene Colombia, es muy poco lo que se conoce sobre la flora marina” aseguró la investigadora.

Por tal razón, a través de un muestreo realizado en ocho puntos del litoral rocoso de la isla, en una longitud de 10 kilómetros, se logró identificar un total de 80 especies, agrupadas en 22 familias. De ellas se encontraron 21 nuevos registros para el país y 9 registros adicionales para el Archipiélago.

Según la profesora, muchas de estas especies son cianobacterias (grupos de bacterias que hacen fotosíntesis), muy pequeñas y con morfologías difíciles de reconocer, lo que las convierte en un desafío para la investigación.

“Con el trabajo pudimos identificar que estos moluscos herbívoros, tienen una gran oferta para su alimentación lo que ayuda a su preservación”, señaló la investigadora.

Se resalta que se identificó una distribución muy heterogénea. A pesar de la cercanía de los puntos de muestreo, cada uno presentó diferentes tipos de algas.

Este trabajo también determinó que, al comparar los resultados con un estudio similar desarrollado en el Caribe continental del Golfo de Urabá y La Guajira, apenas se encontraron 24 especies, lo que reafirma la importancia de la biodiversidad de la reserva de Biosfera Seaflower.

Entre las especies nuevas para la región se encuentran las Polisifonias, algas rojas y filamentosas (en forma de cabello) muy atractivas para los caracoles, y cinco especies de Ceramium, también rojas y filamentosas, de consistencia delgada y cartilaginosa.

“Las algas encontradas forman tapetes o céspedes muy compactos, monoespecíficos o compuestos por varias especies, debido probablemente al hecho de que las estaciones muestreadas son sujetas a fuerte oleaje”, explica la profesora Gavio.

Entre las cianobacterias se identificaron algas Oscillatorias, Spirulinas y Phormidiumas.

El trabajo se realizó por medio de un muestreo aleatorio y las especies recolectadas fueron analizadas por medio de microscopio para caracterizar su morfología.

Este es un resultado parcial de un convenio hecho entre la Facultad de Ciencias de la U.N. y la Corporación Coralina en San Andrés Isla.

Fuente: Agencia de Noticias UN