Filipinas.- La Southern Philippines Agri-Business and Marine and Aquatic School of Technology (SPAMAST) ha desarrollado un fertilizante foliar orgánico derivado de la macroalga roja Kappaphycus alvarezii.

El fertilizante orgánico, etiquetado como Kappaphycus Drippings o KD Foliar Fertilizer, ha demostrado que incrementa la producción de arroz, maíz tierno, soya, frijol, pimiento dulce, coliflor, mango y de las orquídeas.

La tecnología fue presentada durante el Seaweed Fiesta celebrada en Passig Islet, Dvao del Sur. El evento fue organizado por el Southern Mindanao Agriculture and Resources Research and Development Consortium (SMARRDEC) y el Philippine Council for Agriculture, Aquatic, and Natural Resources Research and Development del Department of Science and Technology (DOST-PCAARRD).

Las gotas de la macroalga Kappaphycus contienen nutrientes que contribuyen a la fertilidad del suelo, incluyendo nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, magnesio, cobre, zinc, hierro y manganeso. El fertilizante foliar es aplicado directamente sobre las hojas de la planta, la cual absorbe los nutrientes a través de los estomas y la epidermis.

El fertilizante ha demostrado que incrementa el crecimiento en términos de altura y diámetro, así como mejora la germinación de las semillas. Además, la aplicación continua del fertilizante puede incrementar el número de hojas y el índice del área de la hoja del “pechay”.

Según Graciela Caballero de SPAMAST, a parte del cultivo de algas, el fertilizante foliar puede ser una fuente de sustento para los pescadores. Con un kilogramo de macroalga, un bolsa de plástico grande, y luz directa, el pescador puede generar 650 ml de fertilizante líquido.

Veinte mililitros (20 ml) del fertilizante puede ser mezclado en un litro de agua y se rociado directamente a la planta en las primeras horas de la mañana o la última hora de la tarde. El spray puede aplicarse hasta que la planta este completamente mojada.