Iquitos, Perú (Inforegión).- El laboratorio de cultivos auxiliares del Instituto de Investigaciones de la Amazonía Peruana (IIAP) trabaja en la producción e investigación del cultivo de microalgas, que son organismos pequeños de alto valor nutricional; y que sirven de alimento para larvas y post larvas de peces que son criados en cautiverio.

El laboratorio en mención se ubica dentro de las instalaciones del Centro de Investigación Fernando Alcántara Bocanegra-CIFAB, en el Kilómetro 4.5 de la Carretera Iquitos Nauta, y las especies de peces alimentadas con las microalgas son el paco y la gamitana.

Actualmente, se utilizan y promueven los cultivos iniciales de la microalga “Chlorella SP”, la cual es muy usada en la acuicultura, debido a su rápido crecimiento y capacidad de adaptación a diferentes fuentes de nutrientes, lo que permitió desarrollar su cultivo de manera eficiente, con alta calidad nutricional y en cantidades adecuadas.

El presidente del IIAP, doctor Luis Campos Baca, sostuvo que estas microalgas sirven también para alimentar al zooplancton, que son la base de la dieta alimentaria de las post larvas de la mayoría de peces que se cultivan, tales como boquichico, gamitana, paco, sábalo y otras.

“Con esta tecnología se va a resolver el primer eslabón de la cadena alimentaria que consiste en alimentar a millones de individuos con este tipo de dieta”, explicó a INFOREGIÓN.

La microalga Chlorella SP se caracteriza por poseer una composición de proteínas ricas en aminoácidos esenciales y grasas poli-insaturadas que se asimilan inmediatamente, y por tener enzimas que son necesarias para el desarrollo y crecimiento durante las etapas iniciales de vida de los peces.

En la acuicultura es un reto garantizar la supervivencia de las larvas y post larvas de los peces, para asegurar una buena producción. En ese sentido, el IIAP como principal centro de producción de alevinos de la región Loreto, aplica el uso de cultivos de microalgas en la alimentación de larvas y post larvas de las especies paco y gamitana, con la garantía del 65% de la supervivencia.