Seattle, EEUU.- Northwest Fisheries Science Center de NOAA Fisheries ha movilizado a científicos adicionales para unirse al monitoreo pesquero a lo largo de la Costa Oeste para registrar una extensa proliferación de algas tóxicas que se extiende por gran parte de la costa y ha provocado numerosos cierres de importantes pesquerías de mariscos en Washington, Oregon y California.

 

La floración se extiende desde la costa central norte de California hasta Washington y posiblemente a Alaska, y que incluye algunas de las más altas concentraciones de la tóxina natural ácido domoico jamás observada en la bahía de Monterey y fuera de la costa central de Oregon.

A inicios de junio, los elevados niveles de toxinas llevaron a los administradores de los mariscos a cerrar la costa del sur de Washington para la pesca del cangrejo Dungeness, el cierre más grande para la industria multi-millonaria en Washington.

“Estamos aprovechando la ventaja de nuestros monitoreos activos para centrar la investigación sobre una preocupación seria para las comunidades costeras y la industria de alimentos de origen acuático” manifestó Eileen Sobeck, asistente del administrador de NOAA Fisheries. “Cuanto mejor entendamos que pasa en nuestras aguas, mejor podremos hacer frente a los impactos”.

Mientras que las proliferaciones focalizadas de microalgas marinas que produce de forma natural el ácido domoico son comunes en primavera, la floración que se inicio a principios de este año se ha convertido en el más grande y severo en más de una década. Las sardinas, anchovetas y otros peces que se alimentan de las microalgas y otros microorganismos conocidos como plancton pueden acumular la toxina, que a su vez pueden envenenar a las aves y los leones de mar.

“Este no tiene precedentes en términos de extensión y magnitud de esta floración algal peligrosa y las condiciones de aguas cálidas que estamos viendo en alta mar” dijo Vera Trainer, administrador de el Marine Microbes and Toxins Program en el Northwest Fisheries Science Center (NWFSC).