Tokio, Japón.- Hiroyuki Ohta del Tokyo Institute of Technology, junto con científicos de diversas instituciones en Japón, han descubierto una forma de incrementar la producción de triglicéridos  en la microalgas Nannochloropsis cepa NIES-2145, lo que incrementa la síntesis de aceite de las microalgas.

Los triglicéridos (TAGs) son una clase de lípidos que forman la columna vertebral de los biocombustibles. Las moléculas están compuestas de glicerol unidas a tres cadenas de ácidos grasos, y las microalgas son conocidas por producir más TAGs bajo condiciones de estrés de nutrientes. Cuando la microalga Chlamydomonas reinhardtii es privada de fósforo, los TAGs se acumulan rápidamente después de una sobreexpresión de una enzima conocida como CrDGTT4, que a su vez es accionado por el promotor del gen SQD2.

Ohta y su equipo realizaron un análisis genético del NIES-2145 y descubrieron un homólogo del gen SQD2. Esto implica un sistema de control de la expresión común entre las especies de microalgas en respuesta a la supresión de nutrientes. 

Los científicos decidieron ubicar CrDGTT4 de C. reinhardtii y su SQD2 promotor en NIES-2145 para averiguar si esta combinación puede controlar los niveles de producción de TAGs.

Sus ensayos fueron exitosos, el promotor SQD2 fue capaz de impulsar la expresión de CrDGTT4 en NIES-2145 bajo la carencia de fósforo, crucialmente sin alterar la estructura de la membrana de las microalgas, y como resultado la producción de TAGs en NIES-2145 se incrementó. Notablemente, la incorporación de ácido oleico, un sustrato utilizado por CrDGTT4, en las moléculas de TAG se incrementó.

Los hallazgos apuntan a la posibilidad de manipular la producción de TAGs, y por consiguiente la producción de biocombustibles, en múltiples cepas de microalgas.

Se necesitan de investigaciones adicionales para comprender plenamente los procesos detrás de la remodelación de lípidos durante la carencia de fósforo en las microalgas, antes de que estos métodos se pongan a prueba a escalas mayores.