EEUU.- La National Oceanic and Atmospheric Administratio (NOAA) anunció ayer la entrega de 12 nuevas subvenciones, por un total de casi $2.1 millones, que se destinará a las organizaciones en todo EEUU para hacer frente a la proliferación de algas nocivas (FAN) y la hipoxia, dos de los problemas científicos más complejos y económicamente perjudiciales.

La hipoxia y las proliferaciones de algas nocivas se han convertido en una preocupación nacional. Los brotes de FAN a lo largo de la costa del pacífico han generado el cierre del marisqueo comercial y recreativas. Además, las grandes “zonas muertas” debido a la reducción del oxígeno en el Golfo de México pone en peligro valiosas pesquerías comerciales y recreativas, y la persistencia de las proliferaciones en el lago Erie amenaza el abastecimiento público del agua y una área de la industria del turismo de $12.9 mil millones.

“Entender y predecir si un florecimiento de algas se volverá tóxico es uno de los más grandes desafíos técnicos” dijo Mary Erickson, directora de National Centers for Coastal Ocean Science de NOAA, que está proporcionando los fondos. “Estos proyectos ayudará a las comunidades y agencias a comprender, detectar y predecir las algas tóxicas y las hipoxia. Ellos son parte de un gran esfuerzo de NOAA para desarrollar una red nacional de pronósticos ecológicos para proteger a las comunidades y hacerlas más resilientes a estas amenazas”.

Las subvenciones permitirán que las organizaciones implementen nuevas tecnologías de monitoreo para hacer frente a las FAN emergentes, e investigar el rol del cambio climático, la contaminación con nutrientes y otros factores  para predecir mejor y gestionar las floraciones. Ellos también mejorarán el monitoreo actual y el pronóstico estacional para los FAN, además de aplicar la tecnología robótica para mejorar el monitoreo de la hipoxia.

La lista de las subvenciones puede ser encontrada aquí.