EEUU.- En el noreste del Pacífico, los científicos de NOAA y sus socios están estudiando el potencial para las granjas de macroalgas, con la finalidad de ayudar a combatir la acidificación del océano mediante la remoción el dióxido de carbono (CO2) del océano. El estudio es parte de un proyecto de colaboración de $1.5 millones liderado por  Puget Sound Restoration Fund y financiado por Vulcan Philanthropy.

Muchas macroalgas, incluido el kelp, prosperan en las aguas ácidas de los océanos. Ellas toman el CO2 y los nutrientes de su ambiente, mejorando la calidad del agua a medida que crecen, reduciendo los niveles de ácido disuelto además del nitrógeno y fósforo. Las macroalgas también emiten oxígeno, lo que puede ayudar con las zonas muertas.

La combinación puede resultar en granjas de macroalgas que actúan  como “halos” de protección que mitigan la acidificación y contaminación local mientras que crean un hábitat para las especies marinas. Cuando las macroalgas son cosechadas, se toma en exceso de carbono y nitrógeno con ella, removiéndolos de forma eficaz del océano.

Liderado por el Dr. Jonathon Davis, científico senior, y Betsy Peabody, directora ejecutiva en Puget Sound Restoration Fund, el proyecto de cinco año incluye la colaboración con Northwest Fisheries Science Center and Pacific Marine Environmental Laboratory de NOAA.

El proyecto abordará más que sólo el potencial de las macroalgas para mitigar la acidificación del océano. Un objetivo para el estudio es cosechar las algas y desarrollar productos útiles. Estos potenciales productos carbono-neutral ayudarán a estimular nuevas industrias basados en el “carbono azul”.  Aunque esto constituye una proporción menor de la acuicultura marina en EEUU, el cultivo de plantas acuáticas globalmente produjo la impresionante cifra de 26.1 millones de toneladas en el año 2013, la mayor parte de esto fueron macroalgas.

Eventualmente, el proyecto busca desarrollar las macroalgas para su uso como alimentos y otros productos, que puedan apoyar a las comunidades locales, además de potencialmente generar nuevos bio-productos.