EEUU.- Una nueva tecnología que viene siendo probada en la Michigan State University (MSU) podría cambiar la forma en que miramos las microalgas. El desarrollo de un dispositivo, conocido como fotobioreactor de algas, es un esfuerzo entre MSU y PHYCO2.

Durante las últimas pruebas se encontró que el bioreactor puede capturar las emisiones de dióxido de carbono de la T.B. Simon Power Plant de MSU y convertir aquellas emisiones de gases de efecto invernadero en microalgas.

¿Por qué es importante?

Muchos consideran que las microalgas son la fuente de energía renovable del futuro. La tecnología también permite aprovechar el CO2 en vez de ser liberado a la atmósfera.

Esta fue la primera vez que la tecnología fue capaz de capturar el CO2 y promover el crecimiento de las microalgas en un ambiente sin luz solar, 24 horas del día, siete días de la semana.

El foto-bioreactor de PHYCO2 absorbe las emisiones de CO2 directamente desde la planta, creando cepas puras de microalgas que pueden ser usados para una multitud de productos, además de energía, entre las cuales se incluyen desde fertilizantes y la producción de alimentos hasta la industria farmaceútica y cosmética.

“La ubicación del bioreactor junto a la planta de energía permitirá el proceso de utilizar el calor en exceso de la planta para secar y procesar las microalgas producidas, además de mejorar el balance de energía” dijo Susie Liu, investigador líder en el proyecto y profesor asistente del biosistemas e ingeniería agrícola en MSU.

El foto-bioreactor puede optimizar eficientemente el crecimiento de las microalgas mediante la gestión de todos los parámetros de crecimiento (luz, CO2 y nutrientes). A diferencia de los sistemas abiertos y cerrados existentes, el sistema de foto-bioreactor PHYCO2 elimina la posibilidad de contaminación desde el exterior.