Chile.- La microalga Alexandrium catenella, causante del fenómeno de marea roja que afecta a la región de Los Lagos, estaría aún en su fase de crecimiento, por lo que se prevé un aumento tanto en su intensidad como en su distribución geográfica.

Así lo informó el Comité Científico Asesor de Emergencia que durante esta jornada sesionó para actualizar la información respecto a la concentración del veneno paralizante de mariscos y, al mismo tiempo, estimar los tiempos de detoxificación de los recursos.

De acuerdo al primer informe elaborado por la instancia asesora, constituida por el Intendente Leonardo de la Prida especialmente para analizar el fenómeno, esta es la primera vez que se detecta con esta intensidad la floración de la microalga causante de la toxina paralizante de mariscos en la costa expuesta de la Región de Los Lagos, en contraste con los registros previos de floraciones de esta especie, que solo habían sido detectadas en los fiordos y canales de la zona sur-austral.

Asimismo, el Comité confirmó que es inédito el avance e intensidad de la floración de A. catenella hacia el norte del Canal de Chacao y las concentraciones de veneno paralizante de mariscos registrados en los sectores de Carelmapu, Maullín, Río Negro y Bahía Mansa.

Según el reporte, considerando el ciclo de vida de la microalga y los mecanismos oceanográficos de dispersión, es decir las corrientes, es previsible que se siga extendiendo y ampliando su distribución espacial a lo largo de la costa.

El documento agrega que si bien la información existente es escasa, su presencia, intensidad y extensión se podría atribuir a las características climáticas imperantes a escala local y global,  que influyen sobre las características oceanográficas y favorecen el crecimiento de esta microalga tóxica. A esto se suma la presencia del fenómeno de El Niño, que ha mostrado una intensidad superior a los eventos reportados durante los últimos 50 años, y que estaría potenciando aún más este fenómeno.

Los expertos también señalaron que el período de detoxificación de los recursos va a depender del nivel de contaminación que presenten, pudiendo prolongarse desde un mes –en el caso de especies que presentan bajos niveles de concentración tóxica- a un año, como es el caso de recursos que han estado expuestos a altas concentraciones de toxina.

Además de acumular toxinas, señaló el Comité, estos organismos también pueden ser afectados por las altas concentraciones de toxinas, por ejemplo “adormecimiento” del pie en las machas, haciendo que éstas se cierren, queden expuestas al oleaje y “varen” en la orilla, como lo sucedido recientemente en Cucao y Mar Brava, Isla de Chiloé.

El veneno paralizante de mariscos ha sido detectado en almejas, machas, choritos, choros zapato, culengue, tumbao, navajuelas, locos, lapas, piures y cochayuyo. De ahí el llamado de la autoridad sanitaria a no consumir estos productos ni crudos ni cocidos.

Recordemos que el viernes pasado la Presidenta de la República decretó zona de catástrofe en la costa Región de Los Lagos y anunció una serie de medidas para ir en ayuda de los sectores afectados por la marea roja.