México.- En últimos tiempos se ha hecho de conocimiento masivo las importantes propiedades que contienen los ácidos omegas para el beneficio de la salud, por lo que su consumo directo e indirecto se ha intensificado; sin embargo, las fuentes de producción de estos ácidos siguen siendo únicamente las naturales, dependiendo casi en su totalidad de peces y crustáceos, situación que pone en riesgo a los recursos naturales.

Como una alternativa viable para la creación de estos ácidos, los doctores Roberto Parra, Hafiz Iqbal, y Alejandro Álvarez, investigadores del Tecnológico de Monterrey en Monterrey, unieron sus áreas de especialidad para crear fábricas verdes de microalgas capaces de producir estos mismos omegas, sin necesidad de afectar a la población de peces y crustáceos.

“En la actualidad el alga espirulina, por ejemplo, es considerada como la fuente del futuro de los alimentos ya que es muy rica en proteínas y en ácidos grasos. La problemática es que no hay suficientes ácidos grasos que beneficien a la salud, como el omega 3, 6 y 9, y las fuentes de donde se pueden obtener no son renovables, lo que pone en riesgo a todo un ecosistema”, mencionó el Dr. Parra.

De acuerdo al investigador, quien trabaja en la creación de reactores y en el escalamiento de procesos, el explorar diferentes alternativas para asegurar la sostenibilidad de la vida del océano es necesario para así asegurar una fuente de producción de microalgas.

Para poder realizar estas ‘fábricas verdes’, el equipo de investigación integrado por profesores y alumnos tanto de posgrado como de pregrado, trabajan bajo un mismo objetivo.

“Estamos creando en el laboratorio nuestras fábricas verdes de omega 3 y 6, así en lugar de sacrificar peces, creamos algas capaces de producir el mismo producto”, destacó.

A partir de este año el Dr. Hafiz Muhammad Nasir Iqbal, especialista en Nanomateriales de la Universidad de Westminster en Londres, se integró al Tec de Monterrey gracias a la estrategia llevada a cabo por la Escuela de Ingeniería para fortalecer la investigación.

“Mis áreas de expertise y con lo que estoy contribuyendo en estas fábricas verdes, son los biomateriales, la síntesis de polímeros, inmovilización y temas de catálisis para síntesis de nuevos compuestos para poder modificar, mejorar y finalmente producir”, mencionó el Dr. Hafiz.

Por su parte, el doctor Alejandro Álvarez, especialista en biosensores -separación de compuestos para diseñar nuevos materiales- es el encargado de realizar la bioseparación, cristalización y purificación.