Las Palmas de Gran Canaria, España.- El Cabildo de Gran Canaria, el Gobierno canario y la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria han sumado sus esfuerzos para poner en marcha la Plataforma en Biotecnología de Algas (PEBA) para promocionar la economía azul, ya que mueve 176 billones de euros al año en el mundo de los que Gran Canaria quiere captar una parte porque está en inmejorables condiciones para lograrlo.

Y es que desde la pintura de los barcos –Europa va a prohibir el uso de químicos en los cascos-, hasta los tintes para la industria textil que ya se investigan en Gran Canaria, pasando por la alimentación, energía, farmacéutica y cosmética, tienen su futuro en las algas, y las algas no solo son una fuente por explorar que ofrece cada día nuevas descripciones para la ciencia, sino que se centra en la costa y el mar, el fuerte de Gran Canaria, a lo que se suma su situación geográfica y ventajas fiscales.

Esta propuesta, explicó el presidente del Cabildo, Antonio Moraes, se basa en la suma de tres entidades con años de prestigio y solvencia: el Banco Español de Algas, el Instituto Tecnológico de Canarias (ITC) y la Sociedad de Promoción Económica de Gran Canaria, a las que se agregará una planta de investigación en Arinaga con  2,5 millones de inversión.

Para todo ello, el presidente del Cabildo, el consejero de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento del Gobierno de Canarias, Pedro Ortega, y el rector de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, José Regidor, firmaron y se felicitaron por el acuerdo por el que suman sus recursos para crecer y compartir en vez de competir para ser más competitivos.

“No les quepa la menor duda de que hoy es un día importante”, exclamó Antonio Morales, quien explicó que la PEBA tendrá un presupuesto de partida de 11.5 millones que esperan que se amplíe con la atracción de inversores y empresas que quieran hacer uso de la Plataforma para desarrollar sus propios productos, ya que prestar servicios empresariales y atraer clientes será otra de sus facetas.

Pedro Ortega explicó que la firma se circunscribe, además, en los objetivos autonómicos de generar actividad empresarial y en la estrategia europea RIS3 de crecimiento inteligente, que apuesta por bajar el crecimiento sostenible en los sectores marino y marítimo.

“Tenemos talento y tenemos centros, nos faltaba un proyecto común para ser referente internacional”, subrayó Ortega, quien recordó que las administraciones están “obligadas a ser motores de la diversificación”.

Precisamente, apuntó Morales, las algas pueden ser la alternativa al tomate, un cultivo que acaba de cumplir 130 años y está cada vez más mermado, si bien esta será un área especializada que precisará jóvenes formados, celebró Regidor, quien recordó que otra de las ventajas la biotecnología azul no necesita agua dulce, que escasea, sino salada, que abunda.

Líneas de acción

Las líneas de acción se enmarcan en primer lugar en sus actividades técnicas, con campañas para identificar y aislar especies nativas con interés comercial, nuevas especies de microalgas y cianobacterias, y selección de cepas de altas tasa de crecimiento, producción y robustez para que sean de interés industrial para, a continuación, desarrollar aplicaciones de productos, como ingredientes para alimentación humana, animal, cosméticos, bioestimulantes agrícolas, bioplásticos y hasta biocombustibles.

Con todo ello se desarrollará un catálogo de concentrados y extractos de algas, bioactividad, toxicidad y aplicaciones.

Otra de las líneas de acción será la prestación de servicios con asesoramiento a inversores, servicios a la carta, explotación de las infraestructuras científicas existentes, venta de productos y transferencia de los conocimientos a la sociedad.

La mejora de las propias capacidades también será una línea de actuación, con inversión en equipos de laboratorios, personal, plantas de experimentación, así como la formación especializada con programas para estimular la generación de talento, empleo, negocio y atracción de investigadores.

Fundamental será la promoción del sector con medidas para facilitar el cultivo experimental e industrial, asistencia a eventos, misiones inversas, eventos locales, programas de cooperación y programa de apoyo a emprendedores biotecnológicos.

Una plantilla de inicio de 26 especialistas investigadores

Para su puesta en marcha cuenta con una plantilla de personal investigador integrado por veintiséis especialistas entre doctores, licenciados,  así como con laboratorios de biología molecular, analítica y bioquímica, óptica, microscopía y citometría, además de equipos de fisiología celular y plantas de cultivo.

Con el fin de coordinar sus actuaciones, creará una Comisión de Seguimiento compuesta por dos representantes de cada una de las instituciones y sus funciones serán la aprobación del plan de actividades, seguimiento y cumplimiento del plan de ejecución de las actividades y constitución de una comisión asesora.

Crecimientos mundiales nada desdeñables

La Convención Internacional de Negocios Biomarinos de 2014 fijó crecimientos para los próximos años del 15 por ciento en biotecnología marina, del 10 por ciento en bioplástico marino, 3 en bioenergías marinas, 17 en energías marinas renovables, 35 en  acuicultura, 15 en química azul, 30 en cosméticos marinos, 50 en nutracéuticos marinos y un 55 por ciento en ingredientes marinos, aumentos nada desdeñables de los que Gran Canaria se puede beneficiar gracias a la creación de esta Plataforma de Excelencia en Biotecnología de Algas.