El Ministerio de Pesca planea permitir las importaciones de reproductores hembras de camarón libre de patógenos y postlarvas, por primera vez en una década, una decisión que ha generado reacciones encontradas entre los operadores de los hatcheries.

Algunos dueños de hatcheries indicaron que no hay la necesidad de importar reproductores de camarón al país, debido a que existe el suficiente abastecimiento local, mientras que otros dijeron que las importaciones podrían incrementar la producción y volver a las granjas libres de enfermedades.

Funcionarios del Departamento de Pesca (DoF) informaron que la decisión podría promover la producción de camarones libres de enfermedades e incrementar las exportaciones.

En un prueba piloto, el DoF a permitido que un operador de hatchery importe camarones reproductores hembras de la variedad tigre negro para producir postlarvas. Después, el permiso de importación será entregado a otros hatcheries, dijo Syed Arif Azad, director general de DoF.

“Los camarones importados serán libres de enfermedades. Nuestro objetivo es incrementar la producción y convertir a las granjas en libres de enfermedades”.

Pero Moshiur Rahman, presidente de la Shrimp Hatchery Owners' Association of Bangladesh dijo: “tuvimos malas experiencias en el pasado. La importación de postlarva de camarón permitieron la diseminación de los virus en las granjas locales, causando pérdidas a muchos productores”.

Él dijo que el gobierno no ha consultado con los dueños de los hatcheries antes de tomar la decisión.

Por otro lado, Main Uddin Ahmad, past presidente de la asociación, alegó que el 80% de los reproductores de camarón, incluido las postlarvas, colectados de la bahía de Bengal están infectados con enfermedades.

Esta es un prueba piloto para introducir el camarón tigre negro en ambientes controlados, agregó Ahmad. Él informó que inicialmente 14 hatcheries solicitaron permisos para importar reproductores de camarón libres de patógenos.

En noviembre del año pasado, el DoF publicó una notificación en la que buscaba hatcheries de camarón interesados en importar reproductores y postlarvas de camarón tigre negro. Después de la notificación, el grupo de los dueños de hatcheries apelaron para que el gobierno cancele la decisión.