Brasil.- El cultivo de camarón puede ser una actividad ventajosa, debido a que oferta el 90% de todo el camarón consumido en Brasil. No obstante, se requiere tener de un amplio control de la producción, lo cual es posible gracias al uso de los bioflocs.

Según el profesor Wilson Wasielesky Junior, coordinador del Projeto Camarão del Instituto de Oceanografia de la Universidade Federal do Rio Grande (FURG), los bioflocs son una alternativa para elevar la producción y, al mismo tiempo, reducir los costos en la captación y renovación del agua. Dependiendo del método elegido, los costos de producción pueden caer hasta en 30%.

De acuerdo con Wilson, por medio de los bioflocs se puede obtener hasta un kilogramo de camarón usando menos de cien litros de agua. “En los sistemas convencionales, se utilizan más de 50 000 litros para alcanzar la misma producción” destacó el científico.

“El sistema ofrece la posibilidad de utilizar elevadas densidades de siembra en la producción de diferentes especies de organismos acuáticos, principalmente porque la asimilación de los compuestos nitrogenados es realiza con el auxilio de la biomasa microbiana formada en el propio ambiente de cultivo” dijo el científico.

Wilson indica que inicialmente se realizaron pruebas en cultivos intensivos con densidades entre 1 500 y 6 000 camarones por m2; destacando que la sobrevivencia superó el 90% a diferentes densidades y sin renovación de agua.

En la fase de engorde del camarón, los científicos probaron densidades de 150, 300 y 450 camarones/m2, durante 90 días. Ellos indican que los mejores resultados fueron obtenidos a la densidad de 300 camarones/m2, con crecimiento semanal de 0.82 gr y sobrevivencia por encima de 85%. La productividad fue de 3.9 kg de camarón por m2 (39 t/ha/cliclo).