Tegucigalpa, Honduras (El Heraldo).- El cultivo y el comercio ilegal de camarón en Honduras tiene los meses contados. Los productores que operan en Choluteca y Valle deberán cumplir con un proceso de regularización, según lo establecido en la Ley de Fortalecimiento de la Camaronicultura, aprobada mediante Decreto 335-2013, y en su respectivo reglamento, el cual fue promulgado a través del Acuerdo 768-14.

El Artículo 57 del Acuerdo 768-14 crea el Proyecto Conjunto de Regularización de Fincas Camaroneras, que es administrado por la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG), la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente (Serna) y el Instituto de Conservación Forestal (ICF).

Ricardo Gómez, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Acuicultores de Honduras (Andah), dijo ayer a EL HERALDO que el proceso de regularización está en marcha.

El director adjunto de la Asociación, Carlos Virgilio Umanzor, explicó que entre las bondades del nuevo marco legal destacan el ordenamiento de la industria de la camaricultura, lo que será de enorme beneficio para este sector económico.

Hugo López, director de la Unidad Ejecutora del Proyecto, dijo que las fincas camaroneras tienen hasta el 10 de septiembre de 2015 para regularizarse, o sea que el proceso se ejecutará en un año.

Agregó que hay un plan para cumplir con el proceso técnico, para lo cual la industria se ha dividido en siete sectores productivos. López, también indicó que una de las acciones aprobadas es el estudio de impacto ambiental, el que se hará de manera conjunta, logrando bajar su costo de 64.3 a 1.9 millones de lempiras.

De las 19,500 hectáreas en producción por los afiliados a la Andah, se estima que unas 6,000 hectáreas en poder de 200 productores son las que deberán regularizarse. Las restantes 13,500 hectáreas también cumplirán con el proceso.