Reino Unido.- Científicos en la Glyndŵr University  están investigando si los desechos de las conchas del camarón pueden ser usados en la producción de champú y líquidos de limpieza. El equipo de científicos creen que un polímero, derivado de la quitina, que se encuentra en forma natural en las conchas de los mariscos, puede ser extraído y usado en vez de los polímeros sintéticos para fabricar productos para el cuidado personal y del hogar.

Los polímeros naturales son preferidos a los sintéticos, los cuales son producidos a partir de productos petroquímicos que no son renovables.

El equipo de la universidad está concluyendo un proyecto de investigación en colaboración con socios de la industria, entre los cuales se incluyen a Croda, Almac Group y Seagarden. Este proyecto recibió el apoyo financiero de la agencia de innovación del Reino Unido Innovate UK y de Innovation Norway.

En los laboratorio de su Centre for Water Soluble Polymers en Wrexham, los científicos han modificado un polímero extraído de las conchas de los camarones. Se espera que el nuevo polímero, que han creado, realice la misma función de los polímeros existentes en los productos de cuidado personal y del hogar.

Un equipo de Croda está evaluando la ampliación a escala industrial del polímero.

Pete Williams, profesor de química de los polímeros y coloides en Glyndŵr University,  dijo: “El quitosano es uno de los más abundantes polímeros naturales y ha atraído un gran interés”.

“Este es un proyecto que dos años que se comenzó en junio del año 2013 y ahora hemos llegado a la etapa en que hemos desarrollado un nuevo polímero que viene siendo probado en las formulaciones para el cuidado personal y del hogar”.

“El quitosano ha venido siendo usado por un largo tiempo, pero ahora hemos desarrollado un método para modificarlo con la finalidad de darle propiedades mejoradas”.