Estrategia, Chile.
El presidente del holding Invertec, Mario Montanari, prevé un buen futuro para la industria del salmón nacional. De hecho, subraya que su compañía a fines de 2011 producirá más de lo logrado antes de la crisis del virus ISA. Y a nivel de industria, afirma que en 2014 se estará en niveles “que jamás tuvimos”. No obstante, las tormentas que han ocurrido en SalmonChile no lo han dejado indiferente, al contrario, se refirió en extenso en entrevista con ESTRATEGIA al respecto.

—¿Cuáles son las preocupaciones de los productores nacionales de salmón en el actual escenario?

—Nos preocupa que sea SalmonChile el que ponga las reglas y no la autoridad de gobierno, pues en el gremio están las empresas extranjeras, que han sido muy liberales en materias sanitarias. Por un lado, quieren importar ovas de cualquier parte, y por otro, quieren fiscalizar y sancionar a las compañías chilenas.

—¿Eso fue lo que llevó a Víctor Hugo Puchi a salir del gremio, junto a AquaChile?

—Puchi es un representante de los productores chilenos. Y como pionero, me duele su salida, ya que es parte de un debate de fondo que no se da en SalmonChile, y que muchas veces cuando uno lo plantea, no es escuchado. Se buscan medidas sanitarias donde el mismo Instituto Tecnológico del Salmón (Intesal) y la banca nos van a castigar, lo que es inaceptable para los salmoneros nacionales.

—¿Cuál es su posición frente al alejamiento de Puchi de la entidad gremial?


—Estoy muy dolido. El es el líder máximo de la industria, el capitán mayor de todos nosotros, es el único que ha sido capaz de dar la cara. Y además, no me gusta que cuando el ministro de Economía, Juan Andrés Fontaine, habla de acuicultura chilena, tenga que tomar un avión y decirlo allá en Europa, no acá en el país. Como vamos, con los actuales estatutos, SalmonChile en corto tiempo más no va a ser de los chilenos. Insisto, para que me sancionen, yo sólo reconozco al Gobierno, que ha dispuesto una ley, no a institutos de investigación que nadie controla, como el Intesal. Si no se resuelve esto, puede terminar en más pérdida de miembros.

—¿Han primado los intereses de firmas extranjeras?


—No puedo decir eso, pero sí me sorprende que los directivos noruegos exhiban físicamente la chequera en público, en la mesa de votaciones de SalmonChile, diciendo “aquí se paga”. Es que para votar a modo “una acción, un voto”, se debe haber cancelado la cuota, que es muy alta. Y con la crisis del ISA, varias salmoneras nacionales no lo habían hecho. Esto, en las pocas veces que se ha votado.

—¿No se han discutido los temas de fondo en SalmonChile?


—Yo he dicho varias veces: las concesiones las tienen los extranjeros, con más de un tercio del mar acuícola. Y esta gente ha llevado a SalmonChile a discutir sólo temas menores, de intereses particulares sobre concesiones. Y Puchi quería algo de fondo. Si priman estas discusiones, a César Barros –de quien pienso que lo ha hecho muy bien–, le van a impedir trabajar libremente.