(El Universitario).- Con el propósito de dar a conocer y validar la Estrategia Nacional de Desarrollo Productivo (ENADP) y presentar la plataforma de coordinación del Gobierno, para impulsar el desarrollo en los territorios, se realizó un Primer Encuentro Acuícola entre instituciones gubernamentales y organizaciones sociales y productivas  de la Bahía de Jiqulisco en el Departamento de Usulután.


La actividad se realizó el 10 de septiembre, en La Universidad Gerardo Barios de Usulután, con la participación aproximada de unos 400 representantes de cooperativas de acuicultores, salineros, alcaldes e instituciones de gobierno destacadas en el Departamento, entre otras.

En representación de la Universidad de El Salvador asistieron el Vicerrector Académico, Arq. Miguel Ángel Pérez, el Decano de la Facultad de Química y Farmacia, Licenciado Salvador Castillo Arévalo y miembros del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología (ICMARES) quienes han realizado importantes investigaciones  en la zona de la Bahía de Jiquilisco, desde el 2004.

La Bahía de Jiquilisco presenta una mayor capacidad organizativa, conocimiento y manejo de proyectos productivos acuícolas, además  ha avanzado en materia de investigación por lo que es una de las zonas seleccionadas en esta primera fase de la estrategia, para arrancar con los proyectos pilotos, mencionó  Roberto Turcios, Asesor del Secretario Técnico de la Presidencia de la República  y Coordinador de la ENADP.

El funcionario presidencial calificó de extraordinaria la participación   del  ICMARES en la Bahía de Jiquilisco, por el conocimiento especializado que  fortalece la propuesta  técnica para la realización de proyectos productivos, “el aporte es muy importante y sin lugar a dudas  es un organismo  casi de carácter único en  el país”, mencionó.

Según Tania Molina, de la Coordinadora del Bajo Lempa, entre los aportes del  ICMARES para el sector acuícola camaronero,  se destacan: el conocimiento científico que fundamenta la propuesta de laboratorio para  la producción de poslarva, el análisis de planta de concentrado de camarón, el estudio de factibilidad de los procesos productivos en el ámbito camaronero, los espacios donde deben ser instalados, la  calidad del agua, los requerimientos ambientales donde deben ser situados las experiencias productivas  y capacitación técnica, tanto a la asociación Mangle, coordinadora del Bajo Lempa y a cooperativistas que elaboran la propuesta.

Agregó, que la ejecución de los proyectos  acuícolas en la Bahía de Jiquilisco beneficiaría inicialmente a unas 5 cooperativas,  que aglutinan unas  mil 350 personas, de las 32 cooperativas que se registran en la zona. El objetivo es reducir la pobreza y mejorar la calidad de vida de las personas de la Bahía de Jiquilisco.

Entre las metas, se persigue elevar el ingreso de las cooperativistas. Actualmente, se estima que de repartirse los beneficios a cada uno de los y las  beneficiarias,  les tocarían   39 dólares mensuales; con la ejecución de los proyectos,  se  planea elevar los ingresos a 243 dólares por mes, en un periodo de dos años.

Turcios mencionó que se trata  de “poner a prueba el funcionamiento eficaz de la coordinación intergubernamental y de la formulación de proyectos de desarrollo productivo” en esta primera fase.  Se van a seleccionar las organizaciones más sólidas y que tengan una visión clara para desarrollar los proyectos pilotos.