Coquimbo, Chile.- Con tarea para la casa regresaron a sus respectivos países de origen los doce alumnos becarios que participaron durante un mes en el Primer Curso Internacional “Desarrollo Sostenible de la Acuicultura en América Latina y el Caribe”, orientado a la producción de moluscos-equinodermos, peces marinos, y de tecnologías e ingeniería aplicada a sistemas de cultivo.

La capacitación fue impartida por la Universidad Católica del Norte en su Facultad de Ciencias del Mar, ubicada junto a la bahía de La Herradura, Coquimbo, donde los profesionales extranjeros, procedentes de Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Panamá, Perú y República Dominicana, tuvieron la oportunidad de asistir a clases teóricas a cargo de expertos de esa casa de estudios. Además, el programa incluyó trabajo en laboratorio y visitas a empresas de cultivo de las regiones de Atacama y Coquimbo.

El curso culminó (29/11) con la certificación de los participantes, quienes ahora tendrán la tarea de poner en práctica en sus países de origen los diversos planes de acción desarrollados durante estas cuatro semanas. Tal es el caso de María Argentina Fuente, ingeniero agrónomo que trabaja para Ministerio de Agricultura de República Dominicana, que promoverá el desarrollo de cultivo de tilapia roja y negra por parte de 25 familias en situación de riesgo, a fin de ayudar a mejorar su calidad de vida.  La producción irá tanto al consumo personal como a la comercialización, ayudando a crear fuentes de empleo e ingresos en un país que enfrenta un 15% de pobreza.

Este impacto social de los contenidos abordados tanto en éste curso como en los otros dos que completarán el ciclo de aquí a 2015  es fundamental para las agencias de cooperación de Japón, JICA, y Chile, AGCI, que han patrocinado la ejecución del mismo y becan a los alumnos participantes.

Así lo manifestó el representante de AGCI, Pablo García, destacando que los diversos cursos impartidos por la UCN a lo largo de estos 28 años de colaboración triangular con las citadas agencias han generado una gran cantidad de profesionales formados y una experiencia significativa en el desarrollo de la acuicultura. “Esperamos que esto se traduzca en proyectos de cooperación que ayuden al resto de los países a poder desarrollar mucho más la industria acuícola y transformarnos en una gran potencia como región, que nos permita pararnos de igual a igual con el resto del mundo”, subrayó García.

Incubadora de ideas

En esta misma línea, el representante de JICA, Mario Santander, coincidió en valorar la red de  más de 400 ex becarios diseminados en toda Latinoamérica, generada por estos cursos internacionales. Este nuevo ciclo, añadió tiene la particularidad de que este año estuvo dedicado a moluscos, en 2014 serán los peces y en 2015 las tecnologías e ingeniería aplicadas a sistemas de cultivo, por tanto es un foco interesante que estamos tratando de desarrollar.

Para el gobierno de Japón, añadió Santander, “el tema de la acuicultura es fundamental, prioritario para la cooperación triangular”. En ese contexto se sitúa la innovación considerada en este ciclo, y que apunta a que los tres cursos vayan más allá del perfeccionamiento individual. “Consideramos este curso internacional como una incubadora de ideas a desarrollar al regreso a sus países con responsabilidad institucional, el gobierno respectivo de cada país, la institución que patrocinó al postulante, y el becario propiamente tal”.

El ejecutivo adelantó que, cuando este ciclo de cursos finalice en 2015, se evaluará los planes de acción que hayan tenido mayor impacto, con miras a transformar alguna de esas iniciativas en proyectos de cooperación triangular los gobiernos de Chile y Japón para desarrollar algún área específica en acuicultura. Esto implicaría para el país beneficiario contar por dos a tres años con asesoría de expertos chilenos, la generación de una matriz de proyectos, pasantías en Chile, donación de materiales.

Haciendo un balance de la actividad, su coordinador, el profesor Juan Enrique Illanes, del Departamento de Acuicultura, destacó la participación del experto mundial en cultivo de abalones, Dr. Nagahisa Uki. Asimismo, recordó la creciente importante que está adquiriendo el cultivo de especies acuáticas en el contexto de la bioseguridad alimentaria, tal como lo han reconocido organismos como la FAO y las Naciones Unidas.