Cádiz, España.- La empresa Carbures fabricará un submarino en fibra de carbono y no tripulado que sustituirá a los buzos en las labores de vigilancia y control de las piscifactorías de acuicultura marina, según ha informado la compañía.

La multinacional, nacida en Cádiz y especializada en la fabricación de estructuras en fibra de carbono para la aeronáutica, la obra civil y la automoción, se sumerge así en un proyecto pionero, impulsado por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial y que cuenta con un presupuesto de cerca de tres millones de euros.

Se trata del proyecto "Sumergi+dos" (Desarrollo de Sistemas Acuícolas Multitróficos Integrados por Tecnología Submarina Avanzada), para el que se fabricará un submarino no tripulado de fibra de carbono, más resistente que el metal a la corrosión producida por el agua salada.

El submarino irá equipado con una cámara con la que se podrá observar el estado de las instalaciones submarinas de las piscifactorías y detectar así cualquier tipo de anomalías en redes, pescado y demás.

El sumergible, que tendrá también un sistema que le permitirá un gran equilibrio hidrostático en condiciones marinas adversas, sustituirá a los buzos que actualmente desempeñan esas tareas y que "corren riesgos considerables en sus inmersiones en días de fuertes corrientes", según explica Carbures.

Con un peso máximo de treinta kilos, el submarino incluirá un sistema electrónico que le permitirá controlar, de forma automática, la profundidad y el rumbo de navegación, un sistema equilibrador, un altímetro que indique la distancia al fondo marino y la velocidad de navegación.

Además irá equipado con un sonar, brazos robotizados de intervención y medidor de espesores, entre otras tecnologías.

"Carbures tiene la capacidad tecnológica para sumergirse en un proyecto pionero del calado de éste porque se lo permiten sus más de quince años de experiencia en el desarrollo y fabricación de estructuras en fibra de carbono y otros materiales compuestos", según señala el consejero delegado de la Compañía, Rafael Contreras.

Fuente: Agencia EFE